Accidente Lancha Lago Ness

Durante los tiempos, el monstruo de Banyoles, siempre y en todo momento sin entender si hablamos de la misma criatura que ha perdurado, o si ese supuesto dragón ha tenido descendencia, ha perdurado en el lago. Hoy día se prosigue comentando de de qué forma está dentro del agua, escondido en las profundidades, viviendo a esos 130 metros de profundidad en un espacio, un supuesto entramado de cuevas subterráneas que absolutamente nadie consiguió explorar. Existe quien afirma que, algunas veces, sale al exterior, más que nada bajo el amparo de la espesa niebla que comunmente asusta a cualquier persona que tenga intención de arrimarse al lago. En sus primeros tiempos, el monstruo era conocido simplemente como “drac” (“dragón”) o “mon-mon”.

accidente lancha lago ness

Los últimos accidentes que se relacionan con el monstruo se encuentran datos de los años 1913 y 1998. En los dos casos son tragedias ocurridas en el agua, como consecuencia de un tipo de aprovechamiento del lago que, en tiempos pasados, no se había dado. En el año 1913, por servirnos de un ejemplo, una lancha en la que se desplazaba a turistas con la intención de explorar el lago, volcó y provocó que diez personas perdieran la vida. Tenía que ver con una embarcación pequeña de 12 usuarios y se desconoce cuál fue el fundamento por el que se causó el accidente. Los sobrevivientes no tuvieron constancia de ningún género de explicación que hubiera podido llegar a que se generara el volcado.

El Bólido, Railton Mobile Special

Lo que ocurría, según estos testimonios, es que Carlomagno raptaba hombres para introducirlos en su ejército y llevarlos a la guerra. La explicación que se les daba a los familiares era que “se los había comido el monstruo”, en el momento en que, en realidad, estaban siendo obligados a ser parte de sus filas. Para lo primero se halló la ingeniosa solución de que todos los motores transmitiese la capacidad a unos cuantos ruedas. Estando el conduzco por delante del conjunto propulsor y siendo bastante complejo de conducir. Desde 1939 centra su propósito en conseguir el record mundial de velocidad en tierra, para lo cual se asocia a Reid Railton y lo bate sucesivamente hasta establecer la increíble marca de 634km/h que no sería batida a lo largo de lustros.

Uno de los momentos clave en la historia del monstruo de Banyoles está relacionado con el mismísimo Carlomagno ( ), quien se dice que se desplazó hasta el lugar donde estaba el monstruo para combatir con él. Hay distintas interpretaciones de lo que ocurrió cuando el emperador se halló con la criatura. Entre las versiones, la que deja en mejor posición al conquistador, indica que este derrotó a la criatura, pero que no la mató, sino que dejó que siguiera viviendo. Otras alteran esa versión y explican que el monstruo se retiró y escapó temporalmente a fin de proteger su vida, mientras que Carlomagno, agotado de esperar, decidió irse.

Para ello, era necesario que la área de pruebas fuera lo suficientemente extendida sin presentar un enorme oleaje. Al final se decantaron por el lago más popular del planeta, el Lago Ness. Acabada la Segunda Guerra Mundial, y con Mobil Oil como nuevo esponsor, el recién renombrado “Raiton Mobil Special” calzado con neumáticos Dunlop, rompe la barrera de las 400mph (640 km/h) en unos primeros test.

Accidentes A Lo Largo De Las Carreras De Botes De Arrastre

Banyoles tiene poca más de un quilómetro cuadrado de área y unos 40 metros de profundidad máxima. Aun en el caso hipotético de que de verdad hubiera un monstruo, este por sentido común habría de ser mucho más pequeño que Nessie. Cada motor, proveniente de la industria aeronáutica, era la unión de 2 motores de seis pistones, configurándose en una W que tenía un cubicaje de 24 litros; pudiendo sugerir un rango de potencia entre 450 y 900 CV. En otra de las ediciones es el monstruo el que tiene acorralado a Carlomagno, quien termina suplicando por su vida y consigue sobrevivir para proseguir sus hazañas.

Lo cierto es que, aunque la leyenda del monstruo de Banyoles ha perdurado, no llegó a desarrollar ese perfil icónico que tiene el monstruo escocés. Por otra parte, hay que tener en consideración que a lo largo de la geografía española hay otras historias de criaturas afines que encuentran unos orígenes verdaderamente similares, si bien situándose en diferentes puntos del mapa. No obstante, en 2002, en el juicio contra el propietario de la embarcación, este reconoció que el catamarán que se encontraba usando para las excursiones se encontraba, ese día, sobre la carga máxima.

Los estragos que ocasionaban en las inmediaciones del lago eran semejantes que la existencia del monstruo llegó a oídos de Carlomagno. El emperador, que estaba en Cataluña combatiendo a los musulmanes, envió a varios cientos de soldados a poner orden. De sus ojos “salían chispas” y que tenía un aliento “tan pestilente que secaba las plantas y hacía enfermar la gente y animales”. El 8 de octubre de 1998, un pequeño buque de recreo partió de la orilla del lago de Banyoles a las diez de la mañana. En él viajaban 141 usuarios, retirados franceses de vacaciones en España. Pocos minutos después de partir, la popa de “L\’Oca”, que así se llamaba el bote, comenzó a hundirse y, en un abrir y cerrar de ojos, la nave desapareció en el fondo del lago como si nunca hubiera existido.

John Cobb Vs El Lago Ness: El Intento De Récord De Agilidad Que Terminó En Tragedia

En verdad, más del 90% del agua procede de la comarca cercana, la Alta Garrocha, donde se filtra y discurre a través de una sucesión de canales subterráneos hasta el lago. El 10% sobrante se debe a aguas superficiales que llegan a Banyoles por medio de riachuelos. Más allá de eso, las diferencias con el lago Ness no hacen sino más bien agrandarse a cada paso que damos.

Las historias lo describen como una criatura que tenía pequeñas alas que no le permitían volar, que lanzaba fuego por la boca y que tenía el cuerpo cubierto de escamas. Atacaba a los animales que se aproximaban a su gruta, puesto que no radicaba en el agua, y también acababa con la vida de los humanos que pasaban por allí. Se le relacionaba con virus y plagas que se afirmaba procedían de su organismo, fundamento por el cual los ciudadanos de la época intentaban no arrimarse a la región. El lago Ness es una mole de agua alargada de prácticamente 60 km cuadrados de área y más de 200 metros de profundidad en sus zonas más profundas.

La embarcación, propiedad del ex capitán del Valencia CF, impactó con una roca, lo que provocó una vía de agua que logró que empezara a hundirse por la popa. La imagen de la embarcación de Albelda, a lo largo del incidente en Ibiza. Cobb no se retrasó mucho más, se dio el pistoletazo de salida y el Crusader se propulsó sobre el lago. La velocidad propósito se alcanzó con relativa facilidad, Cobb podía detenerse y salir heroico de su intento. Sin embargo, frente la carencia de medios para prevenir la meteorología, aquel 29 de septiembre de 1952 parecía el día perfecto para llevar a cabo un récord mundial.