Cuál Es El Monstruo Del Lago Ness

Los años 70 del siglo XX fueron moviditos en el campo de la criptozoología y el Monstruo del Lago Ness no podía ser menos. Y es que en 1972 se dio casi por probada la existencia de Nessie a causa de una fotografía subacuática. Situado a 39 km al suroeste de la ciudad escocesa de Inverness, el lago Ness está cubierto culturalmente por el mito del monstruo que –según la leyenda– lo habita. Centenares de miles de personas se desplazan de año en año hasta el lago Ness con la promesa de poder ver a la mítica criatura.

Si bien en un principio se mostró entusiasmado, el Daily Correo las envió al Museo de Historia Natural para su análisis. Se trataba de un poderoso animal de patas blandas, pero de un hipopótamo (afín al que Wetherell había cazado en África). La publicación llamó la atención a Wetherell sobre su farol, y éste regresó a Londres avergonzado.

Lago Ness

Por ese momento, no se creía que las focas grises viviesen realmente en el lago debido al agua dulce y a las temperaturas extremadamente frías del agua, pero varios científicos atribuyeron los avistamientos de monstruos a estos mamíferos seguidores del salmón. En el final, en 1985, se probó que tenían razón en la suposición de que las focas podían hallarse en el lago Ness en los meses de verano debido a la persecución de sus presas. La imagen, supuestamente tomada por el respetado ginecólogo londinense Robert Wilson, muestra a una criatura medio sumergida con una espalda larga y esbelta, un cuello encorvado y una cara puntiaguda. Se semeja mucho a un plesiosaurio, un colosal reptil marino con aletas extinguido hace mucho tiempo que vivió en la era jurásica.

Con más de quinientos mil de visitantes por año, prácticamente todos lo… 📌 Si sois muy frikis del Monstruo del Lago Ness y estáis apasionados en entender con aspecto todos y cada uno de los avistamientos, en esta web está el registro oficial de todos ellos . La cosa tuvo tanta repercusión y se le dio tanto crédito que, en 1975 el naturalista Sir Peter Scott dio al Monstruo del Lago Ness nombre científico y lo agregó al registro británico de fauna protegida. Acérquese un tanto más y descubra en nuestro libro electrónico, Fantasmas, mitos y leyendas, sitios místicos, historias espeluznantes y los personajes más curiosos de estas tierras. Puedes también acrecentar tus posibilidades de ver a Nessie haciendo uno de los pequeños cruceros en barco que parten desde diferentes puntos del lago.

Wilson aseveró que él mismo había tomado la fotografía, considerada a lo largo de décadas como la auténtica prueba de la presencia del monstruo. Algunos estudiosos llegaron a la conclusión de que la siempre escurridiza “Nessie”, nombre con el que se bautizó a la bestia marina, podría ser un plesiosaurio, un género de reptil marino cuyo primer esqueleto completo fue descubierto en Lyme Regis en 1823. El monstruo en teoría subsistió al encontronazo de los asteroides que acabó a los dinosaurios, según mantenían algunos pseudocientíficos, que argüían que se refugió en las profundidades del lago para poder sobrevivir. El especialista en avistamientos de “Nessie”, Steve Feltham, describió la imagen del sonar como la evidencia “más convincente” que había visto de que la criatura legendaria realmente existía. Es un chaval que no busca propaganda y se distancia de las fatuas teorías de Nessie.

¿qué Hay De Determinado?: El Monstruo Del Lago Ness

Aunque no encontraron a Nessie, sí hallaron invertebrados hasta entonces extraños, como vermes, babosas y anguilas que vivían en las oscuras y frías profundidades de las aguas escocesas. El sonar se transformó en una sección importante de la búsqueda en la década de 1980 con la Operación Deepscan, usando ecosondas Lowrance para crear una “cortina de sonar” cerca del lago. La mayoría de las ocasiones obtuvieron falsos positivos, interferencias y la viable foca. A riberas del lago Ness se hallaron unas enormes huellas de origen animal. En el momento en que los investigadores del Museo de Historia Natural examinaron las pisadas, determinaron que estas se habían hecho presionando una pata de hipopótamo disecado contra el suelo blando. Unos meses más tarde, el monstruo del lago Ness volvía a saltar a los titulares gracias a un cirujano británico, Robert Wilson, que dio a comprender una imagen donde aparecía algo afín a una serpiente marina emergiendo de las aguas del lago .

cuál es el monstruo del lago ness

Aunque es la falsificación más famosa de Nessie, no es ni mucho menos la única. En 1972, una fotografía tomada a lo largo de una expedición conjunta de la Academia de Ciencias Aplicadas y la Oficina de Investigación del lago Ness muestra supuestamente un “objeto parecido a una aleta”. Publicada en varias revistas de gran credibilidad, reforzó la iniciativa de que había algún tipo de criatura de gran tamaño en el lago Ness. Sin embargo, las pruebas asimismo señalan a que hablamos de una manipulación.

Historia Del Kilt, El Sello De Identidad De Los Escoceses

También hubo una gran cantidad de ADN que recogieron y que no lograron cotejar con una clase conocida dado a que las secuencias eran demasiado cortas, faltaban hebras o había otras anomalías. Seguro que algunos podrían utilizar esto como prueba de que el plesiosaurio Nessie prosigue ahí fuera, pero, exactamente la misma en la búsqueda de Bigfoot, la carga de la prueba está en conseguir evidencias que confirmen que algo existe. Hoy en día, Gemmell pertence a los líderes neozelandeses en la investigación del ADN medioambiental y detalla su trabajo como la obtenida de “todos y cada uno de los trozos que dejamos al pasar por un entorno. Ya sean escamas de piel, pestañas, caca u orina”. En los últimos tiempos, su trabajo comenzó a atraer la atención de los investigadores de criptozoología, incluidos los que buscan a Bigfoot. Los cazadores del lago Ness Eric Verspoor, Gert-Jan Jeunen, Neil Gemmell y Adrian Shine durante la obtenida de muestras de agua en el lago Ness. En el registro de Campbell, hay cientos y cientos de fotografías de apasionados que acompañan a los avistamientos presentados para otorgar pruebas fotográficas de apoyo.

Tras la cobertura inicial de 1933, el monstruo del lago Ness se convirtió en una sensación mediática, mostrándose nada menos que 55 ocasiones en el New York Times durante los 18 meses siguientes. Entonces, el 21 de abril de 1934, el Daily Correo de Londres publicó una fotografía que cambió para siempre la manera de ver a Nessie. Con ayuda de su hijo y de su yerno, Wetherell fabricó una criatura con arcilla y la pegó a un submarino de jueguete. Finalmente, le solicitó a un cirujano amigo de el que publicara las fotografías y así, el Monstruo del Lago Ness recibió el impulso final que necesitaba para convertirse en un mito habitual. Pero la cosa no se hizo viral, como diríamos hoy día, hasta el 2 de mayo de 1933, cuando el Inverness Courier publicó, con aire sensacionalista, las declaraciones de una pareja que afirmaba haber visto un enorme animal hundiéndose en las aguas de Loch Ness. Fue la primera vez que apareció un titular con la palabra «monstruo» y la locura se desató por todo Reino Unido.

“Una pequeña joroba negra salió del agua a unos 400 metros de distancia”, dice Campbell. Al estimar presentar un informe, descubrió que no existía ninguna lista o registro real destinado a los avistamientos del monstruo del lago Ness. En varios textos de hace 1.500 años, se observan víboras marinas, caballos de agua y kelpies de agua en las vías fluviales de Escocia.