David Meca Lago Ness

Una circunstancia que le forzó a dejar la prueba -presentando “esenciales problemas físicos”- cuando había paseo 27,5 kilómetros de los 39 que muestra la travesía, tras 5 horas y 47 minutos de esfuerzo a solas. David Meca tuvo que ser “engañado” para que abandonara la prueba, puesto que se negaba a llevarlo a cabo. Aprovechando la confusión donde se encontraba, le indicaron un punto donde debía ser la llegada, a donde se dirigió el nadador, que desconocía que ese no era el sitio pensado de llegada, sino otro elegido por la organización para obligarle a escapar del agua. Al constatar que en la región central del lago la temperatura de las aguas era de seis grados -ocho en las zonas mucho más próximas a la orilla-, tras cinco horas de nado, David Meca empezó a sufrir los efectos de la hipotermia, y comenzaron a ser patentes sus primeros síntomas, como la confusión, la carencia de coordinación y la somnolencia. “Realmente no fuí consciente del frío que he pasado, ya que iba concentrado en el ritmo de la brazada. Valoro el ahínco de mi equipo, y debo darle las gracias que tomaran una decisión difícil por mí, puesto que yo no estaba en situación de hacerlo”, explicó poco después el nadador. “Verdaderamente no fuí consciente del frío que he pasado, ya que iba concentrado en el ritmo de la brazada. Valoro el ahínco de mi equipo, y debo darle las gracias que tomaran una decisión bien difícil por mí, en tanto que yo no se encontraba en situación de hacerlo”, explicaba poco después el nadador.

Aun cuando las condiciones no eran las más favorables, David Meca decidió efectuar el intento en el día programado. En principio, la travesía se desarrolló con normalidad, más allá de que el nadador se quejaba de mal en las manos y la cara, debido al frío. David Meca recorrió precisamente 27 km, desde el punto de salida, al sur de Fort August, hasta determinado punto ubicado a unos diez km de End Loch Ness, rincón sosprechado como final de la prueba. Distanciado de la competición desde hace unos años, asimismo dejó algo de lado los focos y las cámaras, pero no su pasión por los nuevos retos expertos. Si antes Meca estaba nadando como pez en el agua, y jamás explicado de otra forma, en este momento encontró unas novedosas motivaciones que lo llenan tanto o más que nadar cubierto de peces y de olas camino del horizonte. Ahora va vestido, o va mucho más vestido que antes, luce americana y camisa y si antes se pasaba horas en silencio, él solo y sus pensamientos en la mitad del mar, ahora precisa hablar ante una audiencia que lo escuche.

david meca lago ness

La reacción del nadador, que en un comienzo creía haber completado exitosamente la prueba, fue horrible. Arremetió contra los organizadores, a los que acusó de haberle engañado, y contra los propios integrantes de su equipo. Su temperatura corporal había descendido peligrosamente y presentaba adversidades en el razonamiento. El Lago Ness ha podido con las ideas y las fuerzas del mediático David Meca. El nadador catalán de largas distancias, y habitual de las televisiones españolas, no fue con la capacidad de atravesar a nado el escocés lago del monstruo mucho más famoso de todo el mundo, debido a las bajas temperaturas del agua.

El Príncipe Bin Salman Regalará A Los Jugadores Saudíes Un Lujoso Rolls-royce Tras Ganar A Argentina En El Mundial

El nadador de grandes distancias español David Meca no ha podido atravesar a nado el escocés lago Ness gracias a las bajas temperaturas, que le forzaron a dejar la prueba cuando había recorrido 27,5 kilómetros. El comienzo de la prueba se retrasó casi una hora gracias a las condiciones meterológicas. Aun cuando las condiciones no eran las más favorables, David decidió realizar el intento en el día planificado. En principio, la travesía se había ido desarrollando con normalidad, si bien el nadador se quejaba de mal en las manos y el rostro, debido al frío. Al constatar que en la región central del lago la temperatura de las aguas era de seis grados (ocho en las ubicaciones mucho más próximas a la orilla), tras cinco horas de nado, David comenzaba a padecer los efectos de la hipotermia, y empezaron a ser patentes los primeros síntomas, como la confusión, la carencia de coordinación y la somnolencia.

Ahora sé que he pasado por instantes de riesgo, pues me han explicado que uno de los síntomas de la hipotermia es la falta de reflejos y la confusión mental que se sufre. Ellos tuvieron que elegir por mí, y sé que hicieron lo destacado», agregó Meca. David Meca recorrió precisamente 27 km, desde el punto de partida. David Meca se negaba a abandonar la prueba, y en la confusión en que estaba, se le indicó un punto donde había de ser la llegada, a donde se dirigió el nadador, que desconocía en ese instante que no era el lugar sosprechado de llegada, sino más bien otro elegido por la organización para obligarle a salir del agua. En primera instancia, David Meca se negó a dejar la prueba, y en la confusión en que se encontraba, se le señaló un punto donde había de ser la llegada, a donde se dirigió el nadador, que desconocía en ese momento que no era el lugar sosprechado de llegada, sino otro escogido para obligarle a salir del agua. Una operación que tuvo lugar tras haber rebasado la zona mucho más bien difícil, encabezada por el popular Castillo de Urquhart, situado en un promontorio donde converge una región de fuertes corrientes que debilitaron aun más al nadador.

L D De entrada, la travesía se había ido desarrollando con normalidad, si bien el nadador se quejaba de dolor en las manos y el rostro, debido al frío. Gracias a las condiciones del agua, la temperatura corporal del nadador bajó peligrosamente, lo que le logró enseñar además adversidades en el razonamiento. Eso le llevó además de esto al enfado con su equipo, a quienes recriminó duramente la decisión adoptada. La organización de la prueba eligió una zona para la salida posterior a la zona mucho más complicada, en los alrededores del Castillo de Urquhart, entre las mucho más complejas, ya que allí converge una región de fuertes corrientes que debilitaron aún más al nadador. Una vez Meca fue consciente de la situación y que había sido obligado a escapar del agua, se enfrentó a los organizadores, ya que creía que estaba en perfectas condiciones.

Esos Zagales Que Juegan Como Si Fuese Su Cuarto Mundial, Por Emilio Pérez De Rozas

David Meca intenta escapar del agua tras dejar la prueba./ EFE INVERNESS .- No pudo ser. El nadador llevaba tiempo soñando con poder contemplar los 36 kilómetros de distancia de entre los lagos más famosos de todo el mundo, pese a la fría temperatura de sus aguas. “El esfuerzo ha sido enorme, y por este motivo estoy satisfecho. No siempre se consigue el triunfo, y, aunque es prematuro apreciar en este momento la experiencia, sé que más adelante será algo positivo en mi carrera. Desde este instante, ya pienso en el próximo intento”, concluyó. Le señalaron, utilizando la desorientación del nadador por culpa de la hipotermia, un punto en el que supuestamente se encontraba la misión. Meca fue hasta él y, cuando llegó a la orilla, se le obligó a salir del agua.

El nadador de grandes distancias español David Meca no pudo atravesar a nado el escocés Lago Ness gracias a las bajas temperaturas, que le forzaron a dejar la prueba cuando había paseo 27,5 kilómetros. El nadador también manifestó su satisfacción por el hecho de que “el esfuerzo ha sido enorme. No en todos los casos se obtiene el triunfo, y, aunque es prematuro valorar en este momento la experiencia, sé que más adelante será algo positivo en mi carrera. Desde este momento, ahora pienso en el próximo intento”, concluyó. David Meca recorrió aproximadamente 27 kilómetros, desde el punto de salida, al sur de Fort August, hasta cierto punto situado a unos diez km de End Loch Ness, lugar pensado como de final de la prueba. Siendo siendo consciente de que había sido obligado a salir del agua, a través de lo que en ese instante consideró un engaño, David Meca tuvo palabras duras hacia los organizadores, insistiendo en todo instante en que se encontraba en perfectas condiciones, y que debía seguir. El comienzo de la prueba se retrasó prácticamente una hora debido a adversas condiciones meterológicas.

David Meca Y La Historia De Sus Lentes Oscuras Para Nadar: “Nunca Tenía Que Haber Visto \’tiburón\'”

David se negaba a dejar la prueba, y en la confusión en que se encontraba, se le señaló un punto donde debía ser la llegada, a donde se dirigió el nadador, que desconocía en ese instante que no era el sitio sosprechado de llegada, sino más bien otro elegido por la organización para obligarle a salir del agua. La salida del agua se produjo tras haber rebasado la región más bien difícil, encabezada por el famoso Castillo de Urquhart, situado en un promontorio donde confluye una zona de fuertes corrientes que debilitaron aun más al nadador. Siendo consciente de la situación, y que había sido obligado a salir del agua a través de lo que en ese momento consideró engaño, tuvo palabras duras hacia los organizadores, pues insistía en todo momento en que estaba en perfectas condiciones, y que debía proseguir. La temperatura corporal de Meca bajó peligrosamente, y el nadador presentaba confusión y dificultades en el razonamiento.

Eso le llevó además al enfado con su equipo, a quienes recriminó fuertemente la decisión adoptada, en cuanto fue siendo consciente de que el lugar al que habían llegado no era el sosprechado, y que no completó el recorrido. Tal era la desorientación del nadador que en un comienzo creía haber finalizado de manera exitosa la prueba. «Realmente no fuí consciente del frío que he pasado, ya que iba concentrado en el ritmo de la brazada. Valoro el ahínco de mi equipo, y debo darle las gracias que tomaran una resolución bien difícil por mí, en tanto que yo no estaba en situación de llevarlo a cabo», explicó.

Tras Nadar Por Todo El Planeta, Cubierto De Tiburones O En Aguas Muy Frías, Ha Colgado El Bañador A Sus 48 Años

Eso le llevó además al enfado con su equipo, a quienes recriminó duramente la decisión adoptada, en cuanto fue consciente de que el sitio al que habían llegado no era el pensado, y que al final no completó el recorrido. “Verdaderamente no fuí siendo consciente del frío que he pasadoy que no se encontraba en situación de completar la travesía”, explicó Meca tras arremeter primero contra su equipo de acompañamiento. “Siento mi reacción inicial hacia ellos. Ahora sé que he pasado por momentos de riesgo, pues me han explicado que uno de los síntomas de la hipotermia es la falta de reflejos y la confusión mental”, admitió el nadador.