Dinosaurio De Lago Ness

“Hay 2 elementos que se mueven paralelos entre sí en el centro de la pantalla”, apuntó el espectador. El irlandés Eoin O\\’Faodhagain es un espectador veterano y habitúa registrar avistamientos por medio de la cámara web del lago Ness. Por otra parte, también se le unió Co Donegal, un habitante de la región que tuvo su primer avistamiento en 1987. Tras seis meses sin registros de movimientos del monstruo del Lago Ness, una cámara de vídeo que apuntaba directamente al lago advirtió una figura extraña en el agua antes que finalizase el mes de marzo. Y es que en 2019, un equipo de estudiosos de Nueva Zelanda que hacía un análisis de ADN en el lado Ness determinó que Nessie podría ser una anguila enorme. “Ninguna evidencia apoya la idea de que se intente anguilas horriblemente grandes”, dijo el científico al respecto.

“El Lago Ness se ha convertido, sin quererlo, en una marca tan enorme como Elvis Presley, Madonna o Coca-Cola”, ha asegurado a la BBC Willie Cameron, especialista en turismo de las Highlands . Pero la gran incógnita es si ha desaparecido para toda la vida o si ha preferido ocultarse en el transcurso de un tiempo. Si de verdad era un animal y está muerto o si estamos tan ocupados con los teléfonos móviles que se nos ha olvidado ver al lago. Y eso que ahora, con la tecnología , no pasarían ni 2 segundos desde el instante en que Nessie asomara la cabeza hasta que su foto colapsara las redes sociales . Quizás sea esa el motivo de su desparición, pues siempre y en todo momento fué un poco tímida y son pocas las imágenes que hay suyas.

El Científico Henry Bauer Ha Planteado Una Nueva Teoría Sobre Nessie, El Famoso Monstruo Que Habitaría En El Lago Escocés

Aparte de esto, parece que la mayor parte de los avistamientos reclamados, si se pueden argumentar, no se tienen dentro en el registro. Tras revisar y investigar en el producto los testimonios y fotografías tomados a lo largo de la historia, supongo que a todos nos queda bastante claro que, prácticamente con toda posibilidad, Nessie no existe. Y es que la imaginación y el espíritu humano se alimenta bastante superior de los mitos y las leyendas que de la verdad. “Una pequeña joroba negra salió del agua a unos 400 metros de distancia”, asegura Campbell. Al querer presentar un informe, descubrió que no existía ninguna lista o registro real designado a los avistamientos del monstruo del lago Ness. Fue la primera oportunidad que apareció un titular con la palabra «monstruo» y la locura se desató por todo Reino Unido.

De hecho, los humanos han visto algo al asecho en sus profundidades durante milenios. Una pequeña columna en un periódico local hace 86 años inspiró un mito monstruoso. El artículo del Inverness Courier de mayo de 1933 enseña de qué forma un popular hombre de negocios y su esposa conducían por la orilla norte del lago Ness en el momento en que fueron presentes de una “tremenda agitación” en el agua. A lo largo de las décadas siguientes se dieron a conocer fotografías que pretendían demostrar la existencia de esta bestia, pero todas ellas fueron explicadas o como fenómenos naturales que no precisaban de un plesiosaurio, o bien como fraudes. Eran otros tiempos, y finalmente las fotos resultaron ser imágenes de los sedimentos del fondo del lago y alguna ilusión óptica. Entre ellos los científicos, que siguen manteniendo que los avistamientos podrían tratarse de un tronco, una onda acuática, una estela de algún barco o un efecto óptico, si bien habrá gente que seguirá creyendo en la presencia de Nessie.

En múltiples contenidos escritos de hace 1.500 años, se observan víboras marinas, caballos de agua y kelpies de agua en las vías fluviales de Escocia. La primera cita escrita procede de una biografía del siglo VII del misionero San Columba, el santo responsable de la conversión de Escocia al cristianismo en la época del siglo VI. En este texto, San Columba se encuentra con un conjunto de lugareños que sepultan a un compañero fallecido por una bestia acuática. Ahora, el beato ordenó a uno de sus discípulos que cruzara a nado el lago para recobrar una barca para los hombres. En tiempos recientes saltó a las novedades lo que se vendía como “un emprendimiento nuevo que va a buscar a Nessie a través de su huella genética”. Pero lo que verdaderamente va a hacerse es un inventario genético, un análisis del llamado ADN ambiental del ecosistema del lago.

Escocia Presenta A Su Genuino Monstruo Del Lago Ness: Un Dinosaurio Del Período Jurásico De Cuatro Metros

Ese mismo año hubo varios avistamientos pero escasas pruebas concluyentes, y nadie volvió a verla hasta 1951. Aunque las falsificaciones y los bulos eran rebosantes, la ciencia asimismo desempeñó un papel importante en la búsqueda de Nessie. Ya en 1904 se efectuó una investigación batimétrico en el que se observó que el lago Ness es muy predispuesto a los espejismos gracias a la lenta reacción de la masa de agua profunda a los cambios de temperatura. La distorsión o el alargamiento de un reflejo era frecuente, llegando a convertir un pájaro acuático de un metro de largo en uno que parecía tres o cuatro veces su tamaño real. Más tarde se descubriría que el sonar tenía problemas similares en el momento en que tenía que ver con cambios de temperatura. Por otro lado, es inviable la existencia de un solo animal, tendríamos que hablar de ciudades.

Y desató una locura como ninguna otra en la historia de la criptozoología, mandando a los turistas a las Tierras Altas de Escocia para ver por sí mismos a la criatura de 65 millones de años de antigüedad parecida a un dinosaurio nadando en el lago Ness. “El ADN ambiental es una única y vigorosa herramienta para entender nuestro planeta”, explica a Habitual Mechanics Neil Gemmell, genetista de la Universidad de Otago y líder del equipo del emprendimiento Loch Ness Hunters. Si bien no se han encontrado réptiles, es plausible que haya otras criaturas de tamaño inusual allí.” Una pequeña columna en un periódico local hace 86 años inspiró un mito monstruoso. El producto del Inverness Courier de mayo de 1933 explica de qué forma un popular hombre de negocios y su mujer conducían por la orilla norte del lago Ness en el momento en que fueron presentes de una “tremenda agitación” en el agua. Se semeja mucho a un plesiosaurio, un colosal reptil marino con aletas extinguido hace mucho tiempo que vivió en la era jurásica.

¿Por Qué Razón Nessie No Es Un Dinosaurio?

El término “críptido” se refiere a los animales todavía por conocer desde la pseudociencia de la Criptozoología. Muchos de estos críptidos, según testimonios y leyendas, tienen un aspecto parecido a grandes réptiles. Razón por la que muchos han sido especulativamente explicados como dinosaurios u otros réptiles mesozoicos que, al contrario que sus compañeros extintos, sobrevivieron. Y el más célebre de ellos es, sin rincón a duda, Nessie, el Monstruo del Lago Ness.

Con todo, la cuestión es que cuando charlamos de Escocia es difícil que no se nos venga a la cabeza el nombre de Nessie . Aunque posiblemente esa conexión se pierda por el hecho de que hace bastante que absolutamente nadie afirma haberla visto. De ahí que Google+ quiere sostener vivo el mito y festeja el 81º aniversario de la búsqueda del monstruo con un «doodle». Aunque no se haya demostrado su existencia, lo que sí es verdad, es que un nuevo reptil en los lagos Storr le está haciendo competencia.

La Última Hora De La Selección De España Y Del Resto De Selecciones

De todos modos, se trataría de una evolución de viejas tortugas marinas que habrían quedado atrapadas en el lago en el momento en que las aguas recularon en la última Edad de Hielo. El científico Henry Bauer ha planteado una exclusiva teoría sobre Nessie, el popular monstruo que habitaría en el lago escocés. Para Gemmell, no se trataba simplemente de usar la ciencia para descifrar una leyenda, sino más bien de probar que el ADN ambiental es una herramienta extremadamente útil para saber el planeta en el que vivimos. “Ahora podemos usar esta información como referencia para poder ver cómo cambia el medioambiente debido al impacto humano en el lago. Es un barómetro para comprender el cambio en todo el tiempo”.

Por poner un ejemplo, una talla picta del siglo I representa un animal de enorme cabeza con aletas que, según algunos, semeja un elefante nadando. “El funcionamiento de la humanidad radica en racionalizar y revisar las mitologías”, asegura Adrian Shine, director del Proyecto Lago Ness e estudioso desde hace cierto tiempo. La primera la tomó Hugh Gray en 1933, pero no fue hasta un año después en el momento en que el Daily Mail publicó una fotografía del monstruo , llevada a cabo por Robert Kenneth Wilson. Una de las instantáneas más reconocidas de la historia, aunque hay quien duda de su certeza.