Dinosaurio Lago Ness

Si hubiesen subsistido, habríamos encontrado ciertos fósiles de plesiosaurios durante todo el Cenozoico. A lo largo de las décadas posteriores aparecieron fotografías que pretendían demostrar la presencia de esta bestia, pero todas ellas fueron explicadas o como fenómenos naturales que no precisaban de un plesiosaurio, o bien como fraudes. Una de ellas -en la que parecían observarse unas aletas romboidales- llegó a ser tomada en serio, hasta el punto de que fue utilizada por el naturalista británico Peter Scott para denominar a nivel científico a Nessie en 1975 como “Nessiteras rhombopteryx” en la mismísima revista Nature. Eran otros tiempos, y finalmente las fotografías resultaron ser imágenes de los sedimentos del fondo del lago y alguna ilusión óptica. De esta manera lo asegura un conjunto de científicos de la Facultad de Edimburgo, que ha reconocido unos fósiles descubiertos en los lagos Storr con un dinosaurio del Jurásico.

Algunos de ellos son relatos históricos -como el de San Columba- que se encontraron al seguir textos centenarios. Otros son avistamientos modernos extraídos de informes directos, productos de prensa y otras fuentes. Pero San Columba, con la ayuda de la oración, persuadió al monstruo a fin de que dejara en paz al hombre.

Sociedad ¿qué Tiempo Hará En El Puente De Diciembre 2022?

A lo largo de los años, la búsqueda obsesiva de una criatura acuática de cuello largo y aspecto de dinosaurio solo ha dado lugar a fotografías trucadas, agua turbia y accesorios de películas. Pero en el otoño de 2019, el misterio consiguió una nueva actualización cuando un estudio extensamente aguardado que emplea el ADN ambiental arrojó ciertas conclusiones espectaculares sobre lo que realmente puede estar en el lago. Ciertos investigadores llegaron a la conclusión de que la siempre y en todo momento escurridiza “Nessie”, nombre con el que se bautizó a la bestia marina, podría ser un plesiosaurio, un tipo de reptil marino cuyo primer esqueleto terminado se descubrió en Lyme Regis en 1823. El monstruo supuestamente sobrevivió al impacto de los asteroides que acabó a los dinosaurios, según sostenían algunos pseudocientíficos, que argüían que se refugió en las profundidades del lago para lograr sobrevivir.

Otros vinculan sus apariciones con los movimientos sísmicos de la zona. Un supuesto vídeo grabado de la cámara web muestra al monstruo sumergiéndose y volviendo a emerger a lo largo de la Bahía de Urquhart. En el año 2016 se decidió utilizar un sobar para buscar pistas sobre el monstruo y lo hallaron. Pero era falso, fue una recreación construída para una película de “La vida privada de Sherlock Holmes”, dirigida por Billy Wilder en 1970 y protagonizada por Robert Stephens y Christopher Lee. Durante mucho tiempo se ha creído que el Lago Ness albergaba un gran monstruo.

Una Leyenda Milenaria Que Cogió Fuerza Hace 200 Años

Mackenzie se encontraba en entre los recorridos turísticos cuando, de regreso, el sónar capó una extraña imagen. Una suerte de masa de 10 metros de longitud y que se encontraba situada a 170 metros de profundidad, lo que es la evidencia “mucho más convincente” de que la criatura verdaderamente existe. En esta ocasión, ha sido planteada por Henry Bauer, profesor de química y estudios científicos del Instituto Politécnico de Virginia y la Universidad Estatal. Los desenlaces de la investigación de Bauer señalan a que Nessi no solo es verdadera, sino además de esto podría haber mucho más de una criatura.

Según informa la BBC, se habla del esqueleto de un dinosaurio jurásico descubierto en la Isla Skye, en Escocia. Sus descubridores lo han bautizado como el monstruo de los lagos Storr, cuyos fósiles se encontraron en 1966. Y, aunque este «monstruo marino» era una bestia colosal, su cuello no era tan alargado como el de otros elasmosaurios encontrados , ya que poseía menos vértebras del cuello .

La trama no se descubrió hasta 1994, cuando dos ávidos investigadores del lago Ness descubrieron un recorte de periódico de 1975 en el que Ian Wetherell confesaba el engaño. Aunque tanto Marmaduke como Ian habían fallecido para entonces, los modernos cazadores de Nessie corroboraron la historia con Christian Spurling, que entonces tenía 94 años. Tras la cobertura inicial de 1933, el monstruo del lago Ness se transformó en una sensación mediática, mostrándose nada menos que 55 veces en el New York Times durante los 18 meses siguientes. Entonces, el 21 de abril de 1934, el Daily Mail de Londres publicó una foto que cambió para siempre la forma de ver a Nessie. Campbell asegura que la mayor parte de los avistamientos notificados son cosas de forma fácil identificables, como las estelas de los barcos o las aves que bucean en el agua. Tras una investigación inicial, sólo una tercer parte de los avistamientos llegan a registrarse, e incluso algunos de ellos no son siempre monstruosos.

El Monstruo Del Lago Ness, Un Fenómeno Turístico

Se parece mucho a un plesiosaurio, un colosal reptil marino con aletas extinguido hace bastante tiempo que vivió en la era jurásica. Y desató una locura como ninguna otra en la crónica de la criptozoología, enviando a los turistas a las Tierras Altas de Escocia para poder ver por sí mismos a la criatura de 65 millones de años de antigüedad parecida a un dinosaurio nadando en el lago Ness. El experto en avistamientos de “Nessie”, Steve Feltham, describió la imagen del sonar como la prueba “mucho más convincente” que había visto de que la criatura legendaria verdaderamente existía. Es un chaval que no busca propaganda y se aleja de las fantasiosas teorías de Nessie. No es alguien que influenciable, que crea en esas cosas sin tener pruebas, pero a los siete minutos de recibir el contacto del sónar me envió un mensaje.

Un grupo de científicos de Novedosa Zelanda dijeron que las muestras genéticas encontradas en el lago señalan a que el enorme monstruo podría tratarse de una anguila enorme. Doctor en Paleontología, experto en dinosaurios y profesor en la Universidad Isabel I. Miembro de la junta directiva de la Sociedad De españa de Paleontología y también investigador colaborador del Conjunto de Biología Evolutiva de la UNED. Su especialidad es la paleobiología, la reconstrucción de la biología de estos seres vivos del pasado, de forma especial a través del estudio de sus huesos al microscopio. Medio siglo después del descubrimiento, científicos de la Univerdiad de Edimburgo y del Museo Nacional de Escocia han reconocido los restos con una suerte de dinosaurio jurásico llamada Ichthyosaurus.

Se Dan Cuenta Qué Animal Era El Monstruo Del Lago Ness (y No Es Un Dinosaurio)

En tiempos modernos se ha amado relacionar la figura de Nessie con los réptiles marinos del conjunto de los plesiosaurios, tratando de cuadrar la descripción de este animal de leyenda con este conjunto de réptiles extintos. Los plesiosaurios son un conjunto de reptiles que forma parte a los sauropterigios, del que también son integrantes los placodontos o notosaurios. Los plesiosaurios se muestran a inicios del Jurásico o probablemente a fines del Triásico y duraron hasta la extinción de finales del Cretácico, en la que también se extinguieron la mayoría de los dinosaurios. Se caracterizaban por norma general por una cola corta, un cuello largo y una cabeza pequeña proveída de afilados dientes con los que alimentarse de peces e invertebrados marinos.