El Monstruo Del Lago Ness Real

Shine dice que este fue el principio del fin de su creencia de que un plesiosaurio vivía en el lago Ness. Todo el complot unicamente se descubrió en 1994 cuando dos ávidos estudiosos descubrieron un recorte de periódico de 1975 en el que Ian Wetherell reconocía el engaño. Más allá de que tanto Marmaduke como Ian habían fallecido para entonces, los cazadores de Nessie de actualmente corroboraron la historia con Christian Spurling, que entonces tenía 94 años.

el monstruo del lago ness real

Hoy en dia, Gemmell se encuentra dentro de los líderes de Novedosa Zelanda en la investigación del ADN ambiental y detalla su trabajo como una recopilación de “todas y cada una de las partes que dejamos al pasar por un entorno. En los últimos años, su trabajo empezó a atraer la atención de los estudiosos de criptozoología, incluidos aquellos que procuraban Bigfoot. Un mural, pintado en 1899, que representa a San Columba transformando a los pictos a mediados del siglo VI. Hoy en dia, Gemmell se encuentra dentro de los líderes neozelandeses en la investigación del ADN medioambiental y detalla su trabajo como la recogida de “todos los trozos que dejamos al pasar por un entorno. Ya sean escamas de piel, pestañas, caca u orina”. En los últimos años, su trabajo comenzó a atraer la atención de los investigadores de criptozoología, incluyendo los que procuran a Bigfoot. “Ya no busco a Nessie. Eso acabó hace 20 años y es bastante viejo”, dice Shine.

Hay historias de una criatura en el Lago Ness que datan de hace 1.500 años. Muchas están borrosas, sin enfocar, indistinguibles y poco contundentes. En otras palabras, no se parecen en nada a la icónica “Fotografía del cirujano”, en torno a 1934.

Pero San Columba, con la ayuda de la oración, persuadió al monstruo para que dejase al hombre en paz. La bestia volvió a sumergirse en el agua y los lugareños, agradecidos, se convirtieron al cristianismo en el acto. Una talla de piedra picta del siglo I representa un animal de cabeza grande con aletas que, según algunos, semeja un elefante nadando, por ejemplo. “La manera en que marcha la raza humana es que racionalizamos y examinamos las mitologías”, apunta Adrian Shine, líder del Emprendimiento Loch Ness e estudioso desde hace un buen tiempo. Al detenerse, notaron una gran criatura con un “cuerpo similar a una ballena” que emitía “olas que eran suficientemente enormes para ser mandadas por un barco de vapor que pasaba “. Estupefactos, la pareja aguardó prácticamente media hora con la “promesa de que el monstruo volviese a salir a la área”.

El Monstruo Del Lago Ness, Un Fenómeno Turístico

“Pero proseguimos resolviendo el secreto de lo que la multitud ve. Y en este momento lo entendemos, en su mayor parte”. Por ejemplo, una talla picta del siglo I representa un animal de enorme cabeza con aletas que, según algunos, semeja un elefante nadando. “El funcionamiento de la raza humana consiste en racionalizar y revisar las mitologías”, asegura Adrian Shine, directivo del Proyecto Lago Ness e estudioso desde hace tiempo. La búsqueda científica del mítico monstruo reveló algunos datos espectaculares sobre su hogar en las Highlands escocesas.

El comerciante sintió celos y pagó a un santero de la montaña para que le echase una maldición. Al fin y al cabo, puede que Nessie no permanezca, pero esta curiosidad de Google+ Maps es bien interesante y servirá a fin de que meditemos sobre el impacto que tienen las leyendas en la sociedad de la cual formamos parte. Además de esto, si quieres conocer mucho más curiosidades sobre Google plus Maps, no te olvides de revisar este producto, sobre Ceuta y Melilla, ciudades autónomas que no se muestran en la aplicación. En la parte inferior derecha de la pantalla aparecerá un dibujo del monstruo del Lago Ness, con lo que sustituye al popular icono del hombrecillo amarillo que se utiliza para ponernos en cualquier sitio del mundo y activar el modo Street View.

El Lago Ness Bajo El Microscopio

En el momento en que por fin volvió al pueblo no era el mismo; se transformó en una persona más arisca, seria y callada. En el momento en que volvió, al fin se atrevió a mencionarle algo, todo fluyó, y ella también quería conocerle a él. Aunque esta historia de amor duró poco, puesto que este rumor llegó a los oídos de un mercader viejo y maligno que asimismo estaba interesado en ella.

el monstruo del lago ness real

De esta forma lo refleja la biografía del monje irlandés San Columba, que mencionaba a una “bestia de agua” enorme que arrastraba a un hombre a la desaparición en el río Ness de Escocia. No obstante, Nessie pasó casi inadvertida hasta 1933 una vez que se construyera una carretera a lo largo del lago, lo que lo hacía estar mucho menos apartado. En cuestión de meses, varias personas se presentaron alegando haber visto una bestia gigante acechando cerca del agua. En lo que va de año, se han registrado ocho posibles avistamientos de “Nessie”.

¿existe Realmente El Monstruo Del Lago Ness? La Ciencia Lo Explica

“En el final, esa fotografía resultó estar retocada y puesta al revés”, afirma Shine. Una pequeña columna en un periódico local hace 86 años inspiró un mito monstruoso. El producto del Inverness Courier de mayo de 1933 explica cómo un conocido hombre de negocios y su mujer conducían por la orilla norte del lago Ness en el momento en que fueron testigos de una “tremenda agitación” en el agua. No es la primera oportunidad que un sónar descubre lo que podía ser a señal del legendario animal. En verdad, hace 4 años un robot halló al único monstruo que de se pudo acreditar que estuvo en el lago.

La más llamativa fue la de una norteamericana, que aseveró que pudo ver a la criatura a lo largo de diez minutos mediante una cámara web. Su afición le lleva a pasar horas delante del ordenador, conectada a una cámara web instalada en la Bahía de Urquhart. Esta era la segunda vez que Wangle podía ver a la bestia y la que mucho más duró.

En su mayoría obtuvieron falsos positivos, interferencias y el viable sello. En un primer instante barajaban cuatro probables teorías y afirmaron que ninguna les parecía elogiable. Ahora, el instructor Neil Gemmell, de la Facultad de Otago en Novedosa Zelanda, hizo públicos los resultados de los análisis y descartan de pleno que Nessy pudiese tratarse de un dinosaurio.

Pero la cosa no se realizó viral, como diríamos hoy día, hasta el 2 de mayo de 1933, en el momento en que el Inverness Courier publicó, con aire sensacionalista, las declaraciones de una pareja que confirmaba haber visto un enorme animal hundiéndose en las aguas de Loch Ness. Fue la primera oportunidad que apareció un titular con la palabra «monstruo» y la disparidad se desató por todo Reino Unido. “Por otro lado, todo lo descrito para los monstruos del lago Ness coincide con muchas especies de tortugas vivas, tal como con tortugas extintas. Se aventuran en tierra, son muy rápidas en el agua, tienen la capacidad de estar activas en aguas muy frías y sus cuellos son relativamente largos”, ha señalado el experto en el citado rotativo. En 1972 nuevamente, un conjunto encabezado por el abogado estadounidense Robert Rines consiguió algunas fotografías subacuáticas.