El Monstruo Lago Ness

Charles Paxton, de la Facultad de Saint Andrews, y el paleontólogo Darren Naish, de la Universidad de Southampton, han utilizado técnicas estadísticas para obtener conclusiones de los informes de monstruos marinos que datan de 1801. El dúo repasó 1.688 reportes históricos, incluidos testimonios de primera mano, diarios y libros, que cubrieron 1.543 supuestos avistamientos. Descartados los avistamientos que eran engaños obvios, hallaron un patrón común que comenzó a principios del siglo XIX, la mayor parte de las criaturas marinas avistadas tenían el cuello largo.

El científico Henry Bauer ha planteado una exclusiva teoría sobre Nessie, el popular monstruo que habitaría en el lago escocés. Durante décadas se ha cuestionado la objetividad y certeza de los testigos que afirman haber visto al monstruo. Esta podría ser la hipótesis más razonable para utilizar en la situacion del Monstruo del Lago Ness. La mayoría de los testimonios que hablan de Nessie son tan confusos que aquellas personas podrían haber sufrido una pareidolia fruto de la mezcla de un tronco flotante, un destello de luz sobre el agua y media botella de buen whisky escocés.

¡¿Piensa Que Lo Vió?!

Un supuesto vídeo grabado de la cámara web exhibe al monstruo sumergiéndose y volviendo a emerger durante la Bahía de Urquhart. Para Gemmell, no se trataba sencillamente de emplear la ciencia para transcribir una historia de historia legendaria, sino de demostrar que el ADN ambiental es una herramienta increíblemente útil para saber el mundo en el que vivimos. “Ahora tenemos la posibilidad de utilizar esta información como referencia para ver cómo cambia el medio ambiente debido al encontronazo humano en el lago. Es un barómetro para entender el cambio a lo largo del tiempo”. “No hay nada remotamente similar en nuestras muestras”, afirma Gemmell.

el monstruo lago ness

Sin embargo, la idea de que el Monstruo del Lago Ness sea el remanente de una bestia prehistórica extinta hace millones de años no se mantiene bastante. Como curiosidad, os diré que en 2016 se advirtió en el fondo de Loch Ness una figura que levantó las alarmas de los entusiastas de Nessie. Sin embargo, resultó ser un modelo de nueve metros del Monstruo hecho para la película «La vida privada de Sherlock Holmes» en 1969. Parece ser se hundió en el loch a lo largo del rodaje tras insistir Billy Wilder, el directivo, en que le quitaran ámbas jorobas, más allá de que los técnicos avisaron de que eso afectaría a su flotabilidad. Desde la década de 1930 no había habido ningún año en el que no se generara algún supuesto avistamiento de Nessie hasta el fatídico 2013.

Una Historia De Historia Legendaria Milenaria Que Cogió Fuerza Hace 200 Años

En un primer instante barajaban 4 posibles teorías y dijeron que ninguna les parecía plausible. Ahora, el instructor Neil Gemmell, de la Facultad de Otago en Nueva Zelanda, hizo públicos los resultados de los análisis y desechan de pleno que Nessy pudiese tratarse de un dinosaurio. En las muestras advirtieron piel, escamas, plumas, pelaje, heces y orina. El análisis detallado de las muestras terminan con 200 años de teóricos avistamientos de enormes monstruos marinos de cuello largo.

Ese año, el Club de Fans del Monstruo del Lago Ness (sí, existe y esta es su página) declaró con gran desolación que no se había sabido nada de la criatura en dieciocho meses. [newline]Ese año se presentaron en Loch Ness un conjunto de «motores de búsqueda» encabezado por el abogado estadounidense Robert Rines. Pertrechados con equipamiento de todos los colores como solo los yankis saben hacer, se dedicaron a investigar el loch escrupulosamente con un radar, ingresando en la oscuridad de sus aguas con una cámara subacuática armada con luz de alta potencia. Asimismo hubo un sinnúmero de ADN que recogieron y que no lograron cotejar con una clase famosa debido a que las secuencias eran bastante cortas, faltaban hebras o había otras anomalías. Seguramente algunos podrían utilizar esto como prueba de que el plesiosaurio Nessie prosigue ahí fuera, pero, de la misma en la búsqueda de Bigfoot, la carga de la prueba está en encontrar patentizas que confirmen que algo existe. Los cazadores del lago Ness Eric Verspoor, Gert-Jan Jeunen, Neil Gemmell y Adrian Shine durante la recogida de muestras de agua en el lago Ness.

Sin embargo, Nessie pasó prácticamente desapercibida hasta 1933 después de que se edificara una carretera en todo el lago, lo que lo hacía estar bastante menos apartado. En cuestión de meses, múltiples personas se presentaron aduciendo haber visto una bestia gigante al asecho cerca del agua. Hasta ahora, la mayor parte de las notificaciones fueron por avistamientos en la área del lago, que en su mayor parte describían al animal como una suerte de dinosaurio de cuello largo que emergía del agua. De hecho, no pocas son las imágenes que se han anunciado del supuesto monstruo milenario. Todos sabemos que la historia del monstruo que se esconde en la oscuridad de las profundas aguas del Lago Ness, en la región de las Highlands, no es únicamente una leyenda.

Esta es la fotografía más famosa del monstruo del lago Ness, tomada en 1934. Y aunque 60 años después se confirmó que era falsa, sigue siendo muy habitual. El monstruo de lago Ness sigue siendo uno de los enormes secretos de siempre. A pesar de los muchos años de indagaciones y de la existencia de varios testimonios de presentes, la presencia del famoso monstruo todavía es una incógnita. De hecho, es raro el año en el que no se produce uno o múltiples avisos de la presencia de un reptil de cuello largo asomando por las aguas del lago. El ADN se descompone en el agua en precisamente una semana, con lo que el estudio sólo proporcionaba una ventana de siete días de cada exhibe.

Hubo cientos y cientos de estudios sobre este mítico animal, pero la última ha recabado toda la información y estadísticas similares con monstruo desde principios del siglo XIX. Los primeros teóricos avistamientos charlaban de que tenía que ver con un monstruo marino con apariencia de serpiente. Pero hubo un momento que lo cambió todo y que produjo el cambio del imaginario colectivo. La revolución llegó con los primeros descubrimientos de fósiles de dinosaurios y réptiles, pero más que nada con las exhibiciones de estos restos en los museos de diferentes puntos de Enorme Bretaña. Entre esos descubrimientos hubo uno el de los plesiosaurios de cuello largo, que vivieron hace más de 66 millones de años, y que influyó en las versiones de los avistamientos que se avisaron desde ese instante, que pasaron a charlar de un reptil monstruoso, con un cuello colosal.

Según Henry Bauer, Podría Haber Más De Una Criatura En El Lago Ness

“Ninguna evidencia apoya la idea de que se trate de anguilas horriblemente enormes”, dijo el científico al respecto. “Por otro lado, todo lo descrito para los monstruos del lago Ness coincide con muchas especies de tortugas vivas, así como con tortugas extintas. Se aventuran en tierra, son muy veloces en el agua, tienen la capacidad de estar activas en aguas muy frías y sus cuellos son parcialmente largos”, ha señalado el experto en el mencionado rotativo.

En 1972, una foto tomada durante una expedición conjunta de la Academia de Ciencias Aplicadas y la Oficina de Investigación del lago Ness exhibe en teoría un “objeto semejante a una aleta”. Publicada en múltiples gacetas de enorme credibilidad, reforzó la idea de que había algún tipo de criatura de gran tamaño en el lago Ness. No obstante, las pruebas asimismo señalan a que hablamos de una manipulación.

A día de hoy, no está claro por qué se persuadió al médico para que se involucrara. Una pequeña columna en un periódico local hace 86 años inspiró un mito monstruoso. El artículo del Inverness Courier de mayo de 1933 enseña cómo un conocido hombre de negocios y su esposa conducían por la orilla norte del lago Ness cuando fueron presentes de una “tremenda agitación” en el agua. Como frecuenta suceder con este tipo de historias, la propagación del mito se la debemos al \’boca a boca\’, o los cuentos orales y después escritos que llegaron hasta nuestros días. Específicamente, hay rumores desde hace más de 1.600 años de un presunto monstruo en el lago que se encuentran en las Highlands de Escocia.