El Monstruo Pentapodo

Y más aún en el momento en que o sea ficción y la verdad siempre la sobrepasa. Basta investigar un poco para percatarse cuántos Raymundos y Aimeé hay en el mundo. Redactar es un ejercicio interno que puede llevarte a retar creencias, lo bueno o malo según nuestro contexto. La violación y abuso infantil es un tema recurrente en la literatura, con lo que “el cómo” se cuenta tiene mayor importancia.

Recordó los días que le siguieron al hecho con aquella pequeña; habían sido singularmente difíciles. Sacó el arma de su boca y sirvió más whisky en el vaso de cristal. El hielo empequeñecido, en desarrollo de derretirse, le pareció una metáfora de su vida. Pensó en llamarle a Julieta, pero abandonó la idea antes de siquiera mover un dedo. No se sentía capaz de percibir sus discursos de autoayuda. Pienso que las partes más fuertes de leer son el que nos narran la historia desde el punto de la niña, que no sabe por el hecho de que, ni cuando irán por ella, teniendo que soportar las cosas que este ser horrible comienza a hacerle.

el monstruo pentapodo

La noche previo había sido de esas en las que Raymundo miraba la televisión sin ver, con una botella de Wild Turkey a medias y la Glock sobre el buró. Puso el cañón contra su paladar, pero el roce del metal le provocó náuseas. ¿Cuántas veces a lo largo de los años había estado próximo?

Críticas De Los Lectores

Esas novelas que cuentan historias que te estremecen desde distintos ángulos. Tanto desde el punto de vista de la certeza de que lo que estás leyendo te está quitando las supones como desde el miedo a admitir que la realidad puede ser aun más espeluznante. Pienso que podría decirse que este libro empieza por el fin, contado desde la perspectiva de entre los individuos primordiales y asimismo por un narrador omnisciente enfocado en el segundo personaje esencial. Liliana Blum nació en Durango, México, en 1974. Es autora de las novelas Pandora y El monstruo pentápodo , y de los libros de cuentos La maldición de Eva , ¿En qué se nos fue la mañana?

Leer sobre lo que este personaje les hacía a las niñas fue perturbador. Por otra parte nos enseña la que quizás sea la parte más interesante de la historia a través del criterio de Aileen, un personaje carente de autovaloración y que actúa como el lector ante un espectáculo que no quiere ver. Siendo este el personaje mucho más rico de esta historia, lleno de remordimientos y inquietudes ante una situación en frente de la que nadie está listo, los hechos que se cuentan son tan tremendos que me resulta irrealizable comprenderla y asumir su accionar. Comprendo sus debilidades, inseguridades y todo cuanto supone para ella el avance de su trastornada personalidad hacia un final sensato y preciso, pero la ingenuidad que muestra este personaje en los primeros instantes no termina de convencerme. Cierto, una historia fuerte y un tema escabroso. No suelo leer libros de éste tipo, más que nada pues aún sabiendo que es ficción, lamentablemente ha ocurrido, sucede y ocurrirá en la vida real.

Literatura Mexicana 2017

No digo que no sea perturbador, pero esperaba cosas aún más inquietantes, sin más ni más, este libro no es para alguno y es pesado de leer, aun con todo esto, la autora nos ha regalado una joya de libro. Liliana Blum nos mete de forma directa en la cabeza de un pederasta. Y no solo nos viene a ocasionar con las inquietantes fantasías que una persona como esta piensa todos los días. Sino directamente nos hará partícipe de todo el desarrollo que lleva a un hombre como este a cumplir todo lo soñado. Y, claro, meterte en la piel de un ser así resulta incómodo, desahogante, te hierve la sangre con sus miradas, sus juicios, sus deseos y sus justificaciones.

Es un tema en el cual no se vale meter los pies al mar para sacarlos solamente tocan el agua, lamentablemente de esta forma fue para mí este libro. Un libro que te captura, no es para todas y cada una las personas, puesto que es duro. No apta para cualquier lector, pero si te atreves ya no vas a poder ver igual el mundo. Les sugiero mucho este libro si desean adentrarse a la pluma de Liliana Blum o si les interesa este libro, aunque no les aseguro que se sientan cómodos leyéndolo.

el monstruo pentapodo

Sus escritos son parte de las antologías El delito como una d… Hay unas que tienen exactamente el mismo atrayente que una tabla de triplay. A esas, el cerebro de Raymundo no las registraba. Había otras que lo atraían porque eran lindas y ya, como un trozo de carne colgado que podría llamar la atención de cualquier perro hambriento. Por moda, a veces las mamás visten a sus hijas de putillas, exponiendo trozos de esa piel infantil a los ojos de alguno. Ese tipo de pequeñas que atraían su mirada momentáneamente, pero no impedían que él regresara poco después a su historia sin volver a dedicarles un pensamiento.

Opiniones Del Libro

La madre de la niña, una mujer divorciada asimismo nos enseña el lado cruel de la sociedad en estos sucesos, sintiendo la culpa de haber perdido de vista a su hija por un momento, siendo juzgada por no tener su atención al 100% en su niña. Usando uno de los trucos más viejos Raymundo engaña a esta pobre niña con el apoyo de un cachorro, así es como comienza esta terrible historia. Uno de los libros más fuertes de la autora, relatándonos el rapto de una niña a manos de un pederasta, con narraciones muy crudas y difíciles de procesar en solo una sentada. Le doy una puntuación alta pues pienso que es esencial ojearlo, coger conciencia de que está pasando enserio. No hay nada de ficción en todo lo mencionado, y hay que combatir contra esos monstruos pentápodos que hay por ahí sueltos.

Deseaba terminarlo y cuando lo haces habrías deseado no empezarlo jamás, aún de esta manera está bien escrito. El libro está realmente bien escrito, individuos pocos pero bien definidos. Lo cierto es que te pones en la piel de cada uno, claro está que en el de Raymundo es bien difícil ponerse y además no sentir asco. En cuanto al resto, es una historia cruda donde se mezclan diferentes casualidades que hacen al lector replantearse si nos encontramos en el sendero preciso. Al fin y al cabo son los mucho más inocentes los que acaban pagando los placeres, las autovaloración y abandonos de los mayores.

Este es uno de esos libros que te va a incomodar, te dolerá y que probablemente no es una lectura para todos pero si es necesaria de leer. Liliana Blum refleja de forma excepcional que hay en la mente de un abusador infantil, leer este libro fue sentir horror, asco, sentir ganas de abandonar la lectura por el hecho de que me sentía mal de estar leyendo semejantes atrocidades y no poder hacer nada para impedirlas. Sin duda, este libro no es para cualquiera, es una historia que nos enseña un lado inhumano de la gente, de una forma cruda y horrible.