El Montruo Del Lago Ness

Quizás por eso en 2014, prodigiosamente, terminó la sequía monstruil. Ese año, un joven llamado Andrew Dixon aseveró haber visto precisamente al Monstruo del Lago Ness en unas imágenes aéreas tomadas por el servicio de mapas de Apple en la región del loch escocés. De cualquier manera, la red social científica en bloque descartó estas fotografías en el momento en que se probó que habían sido retocadas, giradas y modificadas por computador. En las auténticos solamente se adivinan unos negros sedimentos en el fondo del loch. Los años 70 del siglo XX fueron moviditos en el campo de la criptozoología y el Monstruo del Lago Ness no podía ser menos. Y sucede que en 1972 se dio casi por probada la presencia de Nessie a causa de una foto subacuática.

el montruo del lago ness

Se aventuran en tierra, son muy rápidas en el agua, tienen la aptitud de estar activas en aguas muy frías y sus cuellos son parcialmente largos”, ha señalado el especialista en el citado rotativo. El científico Henry Bauer ha planteado una exclusiva teoría sobre Nessie, el famoso monstruo que habitaría en el lago escocés. Esta podría ser la hipótesis mucho más razonable para utilizar en el caso del Monstruo del Lago Ness. La mayor parte de los testimonios que charlan de Nessie son tan confusos que esas personas podrían haber sufrido una pareidolia fruto de la mezcla de un tronco flotante, un destello de luz sobre el agua y media botella de buen whisky escocés.

Las Pruebas Y Los Avistamientos

Si te gusta la crónica de Escocia, ya habrás comprobado que hay poquísimas publicaciones que charlen de ella en nuestro idioma. Para ponerle antídoto, en la Navidad de 2021 publiqué «Breve Historia de Escocia», ¡el primer libro de historia general escocesa, ameno, divertido, rigurosísimo y totalmente en español! Puedes tenerlo aquí en formato físico, Kindle y en Kindle Unlimited. La belleza está en el ojo del que mira y la morfología del Monstruo del Lago Ness, también. De ahí que, ciertos presentes han pasado olímpicamente de la descripción tradicional de Nessie y han afirmado haber visto una criatura con una manera totalmente diferente.

el montruo del lago ness

Un análisis de la BYU realizado en 1961 empleó cámaras y equipos de sondeo. En esta ocasión, ha sido planteada por Henry Bauer, profesor de química y estudios científicos del Centro Politécnico de Virginia y la Facultad Estatal. Los desenlaces de la investigación de Bauer apuntan a que Nessi no sólo es verdadera, sino además de esto podría haber mucho más de una criatura.

Antiguos Orígenes Del Monstruo Del Lago Ness

Muchos consideran que se trataría de una estratagema para beneficiar el turismo, mezclada con el folclore local y con historias precedentes sobre unos míticos caballos acuáticos llamados kelpies, los que, según la historia de historia legendaria, habitarían en las profundidades del lago. Quizá ellos fueron los primeros de los que se charlaba, pero fueron más tarde apartados por la fama de Nessie, que es anatómicamente diferente. Pero los intentos por capturar a la enigmática criatura siguieron y en 1987 se llevó a cabo la operación Deepscan, en la que se estudiaron los 227 metros de profundidad y los 36 km de longitud del lago. Pero a pesar de ello, el lago Ness ha continuado siendo un habitual enclave turístico que recibe de año en año a cerca de un millón de personas. Charles Paxton, de la Facultad de Saint Andrews, y el paleontólogo Darren Naish, de la Facultad de Southampton, han utilizado técnicas estadísticas para obtener conclusiones de los reportes de monstruos marinos que datan de 1801. El dúo repasó 1.688 reportes históricos, incluidos testimonios de primera mano, diarios y libros, que cubrieron 1.543 supuestos avistamientos.

Y desató una locura como ninguna otra en la narración de la criptozoología, enviando a los turistas a las Tierras Altas de Escocia para ver por sí solos a la criatura de 65 millones de años de antigüedad similar a un dinosaurio nadando en el lago Ness. Pero otros avistamientos hablan de criaturas distintas, mucho más parecidas a elefantes (ciertos estaban por la región en los años 30 gracias a un circo que visitaba la zona de Inverness) camellos o un colosal esturión que fue encontrado cerca del lago. Nuevamente, la lógica hace difícil creer que un animal del que nunca han aparecido los huesos y que no posee aptitud para alimentarse en una zona tan pequeña logre verdaderamente sobrevivir durante tantos años. De cualquier forma, la primera descripción actualizada como tal la tenemos en 1886, en concreto en un artículo anunciado en el \’Inverness Courier\’, refiriéndose a los comentarios sobre la existencia de un “pez colosal u otra criatura” en la hondura de las aguas.

La primera noticia es de 1930, del periódico Northern Chronicle, que notificó del inquietante testimonio de dos pescadores que aseguraban haber visto una gran y extraña criatura en Loch Ness. MacDonald ha dicho haber visto un cocodrilo rarísimo en las oscuras aguas del loch. En verdad, es raro el año en el que no se genera uno o varios avisos de la presencia de un reptil de cuello largo asomando por las aguas del lago. En el reportaje, mostraba la imagen clásica de Nessie de 1934, en blanco y negro con una figura enigmática que se asomaba sobre el agua ondulada. Sue vio el cuello alargado y el hocico corto y también instantáneamente lo reconoció como una forma de marioneta de sombras que acostumbraba a realizar su padre, y ahora está segura de que Nessie es un engaño elaborado.

El Sónar De Un Barco Detecta A 170 Metros De Profundidad La Señal De Lo Que Podría Ser Un Animal De Unos 10 Metros De Longitud

Vas a quedar extrañamente hipnotizado con la visión y vas a saber al momento que lo viste en el momento en que observes los círculos inmejorables que deja tras de sí, en la superficie alterada del agua, al sumergirse nuevamente velozmente en las profundidades del lago. En todo el año siguiente, sometieron las muestras a la última tecnología de secuenciación de genes y tuvieron a seis equipos distintas de todo el planeta haciendo un trabajo de forma sin dependencia para cotejar el ADN. “Pudimos detectar la vida en el lago con determinado nivel de confianza”, afirma Gemmell.

También hubo una gran cantidad de ADN que recogieron y que no pudieron cotejar con una clase famosa debido a que las secuencias eran demasiado cortas, faltaban hebras o había otras anomalías. Seguro que ciertos podrían utilizar esto como prueba de que el plesiosaurio Nessie prosigue ahí fuera, pero, al igual que en la búsqueda de Bigfoot, la carga de la prueba está en hallar patentizas que confirmen que algo existe. “Pienso que hay bastante comida en el lago Ness para una pequeña población de anguilas razonablemente grandes”, afirma Gemmell.

Ahora en 1904 se efectuó un estudio batimétrico en el que se observó que el lago Ness es muy predispuesto a los espejismos debido a la lenta reacción de la masa de agua profunda a los cambios de temperatura. La distorsión o el alargamiento de un reflejo era frecuente, llegando a convertir un pájaro acuático de un metro de largo en uno que parecía tres o 4 veces su tamaño real. Después se descubriría que el sonar tenía problemas afines en el momento en que tenía que ver con cambios de temperatura. En múltiples textos de hace 1.500 años, se observan serpientes marinas, caballos de agua y kelpies de agua en las vías fluviales de Escocia. La primera cita escrita procede de una biografía del siglo VII del misionero San Columba, el beato responsable de la conversión de Escocia al cristianismo a mediados del siglo VI. En este texto, San Columba está con un conjunto de lugareños que sepultan a un compañero fallecido por una bestia acuática.

Para Gemmell, no se trataba simplemente de emplear la ciencia para transcribir una leyenda, sino de probar que el ADN ambiental es una herramienta extremadamente útil para saber el planeta en el que vivimos. “En este momento tenemos la posibilidad de emplear esta información como referencia para ver cómo cambia el medioambiente debido al impacto humano en el lago. Es un barómetro para comprender el cambio a lo largo del tiempo”. “No hay nada remotamente semejante en nuestras muestras”, afirma Gemmell. Los cazadores del lago Ness Eric Verspoor, Gert-Jan Jeunen, Neil Gemmell y Adrian Shine a lo largo de la recogida de muestras de agua en el lago Ness.