Elefante Lago Ness

A cambio, seguimos contando aún con un vasto repertorio de animales de fábula entre aquéllos que resalta -dentro del género de dragones- la Coca de Redondela, un monstruo marino y volador al unísono que viene a ser el coco de los terrores de nuestra niñez. Un instructor de Escocia termina de llegar a la descorazonadora conclusión de que el monstruo del Lago Ness fue en realidad un elefante de circo, y en modo alguno el animal prehistórico con el que especulaba la historia de historia legendaria. Nacida en Ottawa en 1939, Atwood halla muy penoso tener que proseguir haciendo ese género de giras a su edad. “The Long Pen” , como ha bautizado su invento, consiste en dos pantallas de vídeo interconectadas, con una pluma electrónica en un radical y el libro que hay que firmar en el otro. Una página de Internet denominada 6Park ha hecho públicos los presuntos nombres del cámara, la mujer que aparece en el vídeo y el contacto que hace aparición en la página para la compra de zapatos.

Cientos y cientos de visitantes de páginas personales de Internet en China, así como medios del país, se han movilizado para encontrar a los autores de un vídeo difundido en la página web en el que una mujer mata cruelmente a un gato, informó la prensa local china. Si bien el hecho semeja anecdótico, ha provocado una de las mayores movilizaciones de internautas en China hasta la fecha, y se han creado aun páginas de Internet a fin de que todo aquel que tenga pistas sobre la asesina pueda hacerlas públicas. Las primeras pesquisas apuntaban a que el vídeo había sido grabado en la ciudad china de Hangzhou (China Daily aún sostiene esta teoría), pero los internautas han reconocido que una isla que hace aparición en el vídeo está en la provincia china de Heilongjiang (nordeste del país). A su juicio, las imágenes atribuidas hasta el momento al popular monstruo corresponderían de todos modos a elefantes de circo que, camino de las ferias de Inverness, se tomaban un baño de reposo. El paleontólogo, que ganó notoriedad en 2004 al conocer la huella de un dinosaurio de 165 millones de años de antigüedad en la isla de Skye, afirma que la leyenda cerca de Nessie es “en buena parte fruto del siglo XX”. “La mayoría de las visiones se generaron en 1933, cuando se completó la carretera A82 que discurre al oeste del lago de Ness”, explicó Clark a Efe.

Más Noticias

El inventario se dilata, en fin, con los trasnos, que no son propiamente monstruos sino más bien espíritus traviesos como en cierto modo lo era también -hasta que se supo lo del elefante- esa criatura del Lago Ness que jugaba al gato y el ratón con los fotógrafos. Y aún nos quedan las mouras, los nubeiros, los tronantes y muchos otros bichos de la fauna histórica gallega cuya enumeración excedería el limitado espacio de esta croniquilla. Tras la polémica, conjuntos ecologistas chinos solicitaron que se endurezcan las leyes sobre la publicación de imágenes de torturas o malos tratos a animales en las webs del país asiático. El vídeo, mencionado por diarios como el oficialista China Daily o incluso el británico The Guardian, ha causado una gran convulsión. Clark reconoció, no obstante, que su teoría no enseña supuestas apariciones precedentes -la primera data del siglo VII- o siguientes del monstruo, por lo que nunca se va a saber realmente todo lo que esconden las aguas de ese lago.

elefante lago ness

El monstruo del lago Ness, ese animal fantástico cuya leyenda atrae de año en año a cientos y cientos de visitantes de todo el mundo a tierras escocesas, pudo ser una gran “iniciativa publicitaria” del dueño de un circo al ver uno de sus elefantes bañarse en ese lago. Esa es cuando menos la teoría que muestra Neil Clark, paleontólogo del Hunterial Museum de la Facultad de Glasgow en el último número de un boletín científico titulado “Open University Geological Society Journal”. “En el momento en que los elefantes se bañaban en el lago, sólo resultarían visibles la trompa y 2 jorobas, la primera de las cuales correspondía de todos modos a la parte superior de la cabeza del animal”, añadió el científico, según el cual esos paquidermos son enormes nadadores. No es por tanto asombroso, según Clark, que el empresario ofreciera tanto dinero a quien encontrase al monstruo porque lo tenía ya en su circo. La trompa y la parte superior del lomo de un elefante en el agua se podrían confundir fácilmente con el monstruo.

Mucho es de tener miedo que el descubrimiento del paleontólogo Neil Clark vaya a chafarle el negocio del viejo “Nessie” a los escoceses. Aunque asimismo pudiese acontecer, claro está, que la teoría del elefante abriera una exclusiva polémica capaz de reavivar el atractivo turístico del lago. El autor y el admirador o seguidora tienen la posibilidad de verse y escucharse mutuamente a través del vídeo mientras un brazo electrónico reproduce con exactitud los movimientos que el primero hace con su pluma electrónica. “Unotchit”, la compañía encabezada por la propia Atwood que ha fabricado el aparato, insiste en que no se trata de una pluma automática porque solo marcha cuando el firmante está presente, ni tampoco radica en una firma electrónica. Contamos asimismo con el lobishome, popularísima mezcla de hombre y lobo al que los científicos, siempre y en todo momento incorregibles, han restado parte importante de su historia de historia legendaria al atribuir su conducta a la enfermedad de la licantropía.

La Liturgia De Apertura, En Imágenes

“Cuando los elefantes se bañaban en el lago, sólo resultarían perceptibles la trompa y dos jorobas, la primera de las que correspondía de todos modos a la parte superior de la cabeza del animal”, explicó el científico. Sostiene Neil Clark, que ejerce en una universidad escocesa el pesado oficio de paleontólogo, alguna convincente hipótesis según la cual las fotos de “Nessie” no corresponden al entrañable monstruo, sino a la trompa de un paquidermo que se bañaba en el lago. Según sus indagaciones, el elefante procedería de un circo cuya caravana se detuvo allá por 1933 al lado de la laguna para darle sesión de descanso y baño a sus animales. Una oportuna fotografía y la subsiguiente campaña de marketing al cargo del dueño del circo, hicieron el resto. Muchas de esas imágenes corresponden a troncos flotantes o a olas pero a partir de 1933 hay presentes que dicen haber visto una criatura del color gris de un elefante con un largo cuello y una suerte de joroba.

“Mis investigaciones señalan que se trata de elefantes de circos itinerantes. Sendero de Inverness, donde actuaban, los circos hacían una pausa en él lago Ness para permitir el descanso de los animales”, enseña el paleontólogo. Glasgow El paleontólogo Neil Clark, del Museo Hunterial, en la Facultad de Glasgow (Gran Bretaña), dio ayer prácticamente por resuelto el misterio del monstruo del lago Ness. Clark mostró un boceto, dibujado por él mismo, donde se muestra que la fotografía tomada en 1933 del monstruo y que desató la famosa leyenda coincide con las partes perceptibles de un elefante andando con el cuerpo semisumergido en las aguas del lago.

Noticias

Mala noticia para el turismo escocés y también de forma indirecta también para los gallegos, que bien podríamos sacarle algún partido a nuestra nutridísima población de seres de leyenda. [newline]”Es una pluma muy larga con la punta en otra parte del mundo”, ha dicho la autora al presentar el artefacto electrónico en cuestión en la Feria del Libro de Londres, según comunica este lunes el períodico The Independent. Atwood demostró las opciones del proyecto firmando a distancia su última compilación de cuentos, titulada “The Tent” (La Tienda de Campaña).

Real Valladolid 40 Años Del Estadio José Zorrilla

“Esta información ha sido recogida por múltiples ciudadanos y no se garantiza que sea la correcta”, resalta entre los navegantes que se han lanzado a la caza y captura de los autores del vídeo. El primer testimonio de la existencia de \’Nessie\’ data del año 565 tras Cristo, cuando el misionero irlandés que evangelizó Escocia, San Columbano, tuvo un encuentro con la criatura. El monstruo del Lago Ness podría ser en realidad un elefante que está disfrutando de un baño, según mantiene Neil Clark, un paleontólogo del Hunterian Museum de la Universidad de Glasgow que transporta dos años investigando a \’Nessie\’. Apareció por primera vez en una página de Internet denominada “Crushworld”, de temática sadomasoquista (su ingreso está bloqueado ahora) y centrada parece ser en la venta de zapatos de altos tacones. Los gallegos, que compartimos con los escoceses la pasión por las gaitas y cierta vagarosa tradición céltica, debiésemos ir pensando ya en promocionar con fines turísticos ciertos varios monstruos que poseemos en el repertorio del país.

El paleontólogo, que ganó notoriedad en 2004 al descubrir la huella de un dinosaurio de 165 millones de años de antigüedad en la isla de Skye, asegura que la historia de historia legendaria en torno a \’Nessie\’ es “en buena parte fruto del siglo XX”. No hay duda de que, en contraste a los escoceses, los gallegos no hemos sabido vender nuestra espectacular y variadísima población de monstruos y seres sobrenaturales. No deja de resultar interesante en un país tan dotado para el marketing turístico como Galicia, que fué quien de idear una muy bella tradición jacobea de vías lácteas, apóstoles llegados en insumergibles barcas de piedra, Reinas Lupas y estrellas que guían al caminante. Y que aun tuvo el acierto de constituir una sociedad anónima del Xacobeo que, desde todos esos legendarios mimbres, consigue atraer a millones de turistas hacia la capital de este reino.