Escocia Elecciones

En esta ocasión, los incondicionales de la separación lograron el 50,1% de los votos y 72 escaños con una participación del 65%. Pero lo más preocupante para el \’premier\’ es que las elecciones municipales y autonómicas en el resto del país muestran asimismo una fuerte división interna. En Inglaterra, los Tories de Johnson subieron fuertemente en el norte, en las zonas obreras que siempre y en todo momento votaban socialista pero que rompieron con su partido para apoyar el Brexit. Mientras que, la izquierda ganó lote en Gales, donde los laboristas obtuvieron los mejores resultados de su crónica. Y en Irlanda del Norte, los 2 principales partidos unionistas están descabezados, tras la dimisión de sus dos líderes frente el avance de los proirlandeses, un siglo una vez que el sur de la isla declarara su independencia. En las selecciones del 5 de mayo de 2011 al Parlamento Escocés, el SNP obtuvo 69 escaños, superando ampliamente a los socialistas.

La preocupación para Johnson sobre los desenlaces de este ‘Superjueves’ -que se conocerán a partir de el día de hoy y se extenderán a cuentagotas a lo largo del fin de semana, ya que no habrá recuento de votos nocturno salvo en algunos municipios- no está no obstante tanto en las zonas inglesas, sino en Escocia. Allí su ministra primordial, Nicola Sturgeon , sigue abanderando como promesa fundamental la celebración de un segundo referéndum de independencia, un concepto que tomó fuerza tras el Brexit, un divorcio con el que la mayor parte de los escoceses estaban en desacuerdo. Cuando David Cameron aceptó la convocatoria del referéndum, los partidos independentistas habían sumado el 48,4% de los votos y 71 escaños en el parlamento regional con una participación del 50%.

En contraste a otras votaciones, esta vez no hubo encuestas a pie de urna en el final de la votación ayer de noche, ni predicciones por la parte de las distintas formaciones políticas. No obstante, todo se desmoronó en 2019, cuando debió enfrentarse a un juicio por 14 delitos sexuales, incluyendo dos intentos de violación, acusado por hasta 10 mujeres distintas. Las elecciones locales en el Reino Unido tenían que haberse celebrado el año pasado, pero la pandemia de Covid-19 forzó a posponerlas. De esta manera, ayer jueves los votantes fueron llamados a las urnas, abiertas entre las 7 de la mañana y las 10 de la noche, para elegir quienes ocuparán 5.000 escaños en 143 municipios, así como 13 alcaldías en Inglaterra, además de 129 asientos en el Parlamento escocés y 60 en el galés. Según el recuento, el SNP no ha perdido por ahora ningún escaño e inclusive ganó tres -dos que estaban antes a cargo de los conservadores y uno antes socialista-, aunque los investigadores ven improbable que logre lograr la mayor parte absoluta, algo que sí conseguiría con el acompañamiento de los Verdes.

Independencia Escocia Las Elecciones Al Parlamento Escocés Ponen A Prueba El Sentimiento Independentista

Los escoceses tienen una cita con las urnas el próximo 6 de mayo, en unas elecciones que se adelantan como baremo de su situación respecto a la independencia tras años tumultuosos por la pandemia y un brexit cuyos efectos comienzan a ser tangibles. Sturgeon ahora ha conminado con aprobar una ley de referéndum y retar a Johnson a llevarla al Tribunal Supremo, donde los especialistas creen que Downing Street podría triunfar pero no existe ninguna garantía de esto. De hecho, en la situacion más sonado sobre política constitucional -la suspensión del Parlamento en 2019 para aprobar el Brexit por la fuerza-, Johnson ya se llevó un buen revolcón del Prominente Tribunal. Lo que Sturgeon dejó claro es que no quiere una situación \’a la catalana\’, de un referéndum ilegal callejero que acabe diluido por la policía y resulte en una separación política y popular. Nicola Sturgeon ganó fácilmente el enfrentamiento con el líder laborista escocés, Anas Sarwar, en el distrito electoral de Glasgow Southside, y se ha quedado su plaza. Sturgeon ganó por 9.456 votos, y quedó solo marginalmente bajo los 9.593 que logró en el 2016.

Las cosas cada vez se ponen mucho más atrayentes de cara a los comicios del próximo 6 de mayo al Parlamento de Edimburgo, donde está en juego un nuevo referéndum de independencia. Alex Salmond, el que fuera líder de los nacionalistas del SNP, exactamente el mismo que estuvo muy cerca de conseguir la secesión escocesa en el referéndum legal celebrado en 2014, ha anunciado el día de hoy la creación de un nuevo partido independentista llamado Alba. El problema es que, en sentido riguroso, no hay ninguna ley en la embrollada constitución británica que prohíba explícitamente a los estados integrantes del país festejar ese tipo de referéndums. Lo único que está claro es que la independencia debería aprobarse en Londres, con una mayoría absoluta de todos y cada uno de los diputados del país.

Las Selecciones En Escocia Reabren El \’melón\’ De La Independencia Del Reino Unido

De esta forma, su partido rechazaba claramente el Brexit y exigía un nuevo referéndum de independencia para el país. Los sondeos, incluso, vaticinan que el Partido Nacional Escocés no necesitará a otros partidos para lograr lograr la mayor parte absoluta. También son los primeros comicios desde el aplastante triunfo de Boris Johnson en las en general de diciembre de 2019, en el momento en que obtuvo la mayoría absoluta en Westminster. Todo ello más allá de que en las últimas semanas ciertos escándalos hayan salpicado al ‘premier’ británico, como la polémica sobre la financiación de la reforma de su vivienda en Downing Street .

Los resultados son seguidos con atención por el Ejecutivo británico de Boris Johnson a raíz de la promesa electoral de la líder del SNP de celebrar un nuevo referéndum sobre la independencia, cuando Escocia supere la crisis de la Covid-19. Los independentistas del SNP, el partido de Nicola Sturgeon, se han disparado en el afanoso recuento electoral, después de las elecciones del jueves. Cuando ahora se han concedido cerca de 50 escaños (la mayoría está ubicada en 65), el SNP consigue 43, los Liberal Demócratas 4, el Partido Conservador 3, y el Partido Laborista 2. Para los seguidores de Nicola Sturgeon, ministra primordial de Escocia y líder del SNP, pesan mucho más la salida del Reino Unido de la UE y los últimos 14 meses de políticas de salud pública que cualquier decisión que el SNP haya tomado desde el instante en que entró al gobierno en 2007.

Macroeconomía Pedro Sánchez Endeuda A Cada Español Con 6350 Euros Desde Que Preside El Gobierno

De esta manera, si el territorio de Hartlepool pasara al lado conservador, el partido avanzaría aún mucho más en su conquista. Aquí reside uno de los puntos clave de estos comicios, en tanto que está en juego el futuro de laboristas y conservadores. Estas selecciones se convierten en clave pues, mediante ellas, el que fuera alcalde de Londres y de hoy \’premier\’ de Reino Unido, Boris Johnson, tratará de afianzar su poder en el país.

Escocia, El Parlamento Arcoíris

Para Iona Fyfe, la cantante de folk, la cuestión económica tiene un peso distinto, considerablemente más personal. “He perdido el 50% de mis ingresos por no poder hacer mis tours en la UE, me encantaría enfrentarme a pérdidas del 6% o el 8%”, relató la artista, quien asegura que esta situación mejoraría si pudiese trabajar en la UE aun teniendo en cuenta el efecto de la pandemia. “Soy nacionalista desde pequeña. Para mí es una cuestión de autodeterminación, de poder vivir en un país que es justo y también igualitario y no está gobernado por otros,” explicó en una conversación por teléfono con Público, donde confirmó ser integrante del Partido Nacionalista Escocés (SNP, por sus siglas en inglés).

La Compraventa De Viviendas Se Moderó Ocho Puntos En El Mes De Septiembre, Con Desplome En La Obra Nueva

La última encuesta realizada por el YouGov va a favor del partido que lidera Nicola Sturgeon, le da a unos siete miembros del congreso de los diputados mucho más de los que tiene hoy día. O sea, el SNP pasaría de los 63 a los 70 escaños, y lograría la mayor parte absoluta en el Parlamento de Holyrood, de manera que podría gobernar en solitario. De los 129 escaños, 73 -seleccionados por mayoría-, simplemente corresponden a las circunscripciones, al tiempo que los otros 56 – por el sistema proporcional- proceden de la votación a listas. Se estima que la mayor parte de los 73 escaños de las circunscripciones se conozcan este viernes, pero va a haber que esperar al sábado para tener los resultados de las listas. Después de las elecciones en general de 2019, Sturgeon aseveró que Escocia había enviado un mensaje “clarísimo”. “No tenemos ganas un gobierno de Boris Johnson y no tenemos ganas marcharnos de la Unión Europea”, expresó entonces.

Por su lado, Business for Scotland, que representa al campo empresarial en pos de la independencia, cree que la economía escocesa es lo suficientemente robusta para tolerar un proceso de secesión. Escocia fue la región del Reino Unido con mayor oposición al salir de la UE, con el 62% de los votos en pos de la permanencia. Los inconvenientes, no obstante, son de índole económica, y harían que el Brexit se transformara en “una riña de patio de instituto” en comparación. Si extraer al país de una unión económica en la que llevaba menos de medio siglo fué una tarea hercúlea y traumatizante, dividir dos países que llevan unidos política, territorial y de manera comercial algo mucho más de 300 sería lo mismo, alto al cubo.

Con el acompañamiento de los Verdes, que son independentistas y consiguieron ocho escaños, tendrían una cómoda mayoría. Cuando se celebren las próximas elecciones, programadas para 2026, el SNP va a haber estado en el poder 19 años. Pero su vuelta a la política está llena de polémica y evidencia de nuevo la gran guerra civil que se vive en el nacionalismo escocés.