La Leyenda De La Máscara

Una arqueóloga revela una vieja máscara de hierro en unas excavaciones en México. Un conocido de la mujer le advierte que alguien quiere raptar a su hija a cambio de la apreciada pieza. Una arqueóloga revela una antigua máscara de hierro en unas excavaciones en México… Sucedió que una noche mientras dormía, alguien entró a su habitación y se llevó todas y cada una de las máscaras, aun la que tenía puesta; sintió la luz que iría sus ojos y una sensación extrañísima en su cara.

Miró todo con calma a su alrededor y lo vio más bello, mucho más nítido; observó la ciudad y experimentó un irresistible deseo de ir hasta allá; se incorporó y se fue andando, sin embargo, por una sensación se sosiego.

La Leyenda De Una Máscara: La Historia Tras El Ángel Enmascarado

Se miró al espejo y quedó asombrado al mirar su rostro, en forma apresurada se inclinó a buscar sus propias máscaras, sin hallarlas; examino descreído cada rincón, pero no las halló. Nadie supo ni absolutamente nadie sabe en el momento en que empezó su práctica de emplear máscaras; lo cierto es que las empleaba con enorme habilidad, de acuerdo con el ámbito y circunstancias en que se hallara. Tenía una máscara familiar que era alegre, sonriente y agradable; en cambio para su trabajo lucía otra que se distinguía por su frialdad y insolencia. Cuando se reunía con sus amigos, su máscara expresaba malicia, picardía y vivacidad. Las miró con horror y dejando caer sus lágrimas en ellas, esas máscaras que antes habían sido suyas se fueron diluyendo hasta esfumarse. Por fin llegó a las afuera de la ciudad; se sentó sobre la yerba húmeda de la mañana y respiró profundamente el aire fresco, acarició su rostro, maravillado de palpar su piel viva y cálida, diferente a la tela dura y fría de sus máscaras.