Lago Ness

“La mayor evolución de la tecnología en la búsqueda del lago Ness que se ha producido es la relativa al sonar”, dice Shine. “Los sonares multihaz acoplados a automóviles submarinos autónomos que pueden arrimarse a metros de un objetivo… nos dan una resolución magnífica. Y eso sólo ha ocurrido en los últimos cinco años”. El lago Ness es un turbio loch (lago en gaélico escocés) de 35 km cuadrados con una hondura máxima oficial de 230 metros en las recónditas Highlands escocesas. Pero los fenómenos inexplicables relacionados con el lago Ness son anteriores a aquel fatídico viaje de 1933. De hecho, los humanos han visto algo al asecho en sus profundidades durante milenios.

En el registro de Campbell, hay cientos y cientos de fotos de apasionados que acompañan a los avistamientos presentados para otorgar pruebas fotográficas de acompañamiento. Muchas de estas fotos son borrosas, desenfocadas, indistinguibles y poco contundentes. En otras palabras, no se semejan en nada a la simbólica “Fotografía del Cirujano”, de alrededor de 1934.

lago ness.

Fotografiaron al monstruo de juguete que se balanceaba en el lago Ness a una distancia suficiente para ofrecer la ilusión de un tamaño monstruoso. Finalmente, reclutaron a Wilson a fin de que revelara las fotografías y las reclamara como propias. Hoy, no está claro por qué se persuadió al médico para que se involucrara. Un apunte que no conoce muchas personas es que en el lago Ness existe una pequeña isla artificial llamada isla Cherry. Solamente nadie conoce sobre esta isla que fue construida a lo largo de la edad del Hierro. Esta isla de tamaño pequeñísimo sigue a unos 150 metros de la costa sur y originalmente era más grande.

Castillo De Urquhart En Lago Ness

Esta actividad incluye transporte privado de ida y vuelta a Edimburgo, tal como la compañía durante todo el recorrido de un guía en español, que les desvelará todos los misterios de los sitios visitados. No es de extrañar entonces que llegar en el fondo del misterio de Nessie logre llevarte un tiempo… Mientras que medraba en Novedosa Zelanda en la década de los 70 y principios de los 80, Neil Gemmell consumía cualquier cosa sobre el Triángulo de las Bermudas, los extraterrestres y el monstruo del lago Ness.

Se trata del paseo que atraviesa los vales de Great Glen, que divide las Highlands en dos partes, y que puede hacerse a remo en unos 4 días. Una alternativa estupenda para los fanaticos del deporte y de la naturaleza que busquen contemplar algunos de los mejores panoramas de Escocia. Eso sí, si tenéis intención de llevarlo a cabo, hay que registrarse antes en la página web de Scottish Canals.

Cosas Que Llevar A Cabo En El Lago Ness

El sonar se transformó en una parte importante de la búsqueda en la década de 1980 con la Operación Deepscan, usando ecosondas Lowrance para hacer una “cortina de sonar” alrededor del lago. La mayor parte de las veces obtuvieron falsos positivos, interferencias y la viable foca. Wetherell, en pos de venganza, reclutó a su hijo, Ian, y a su hijastro, Christian Spurling, a fin de que edificaran un monstruo del lago Ness. Lo hicieron tomando un submarino de juguete de 35 centímetros y también injertando en la parte de arriba un cuello curvo de 30 cm de largo de madera plástica pintada de gris. A continuación, fijaron una tira de lastre de plomo en el fondo a fin de que no flotara hasta la superficie.

El emprendimiento no encontró pruebas de que el mar entrara en el lago en el final de la Edad de Hielo (y ningún monstruo parecido a un dinosaurio llegó con él). Shine dice que este fue el principio del fin de su creencia en que un plesiosaurio vivía en el lago Ness. La trama no se descubrió hasta 1994, cuando dos ávidos investigadores del lago Ness descubrieron un recorte de periódico de 1975 en el que Ian Wetherell confesaba el engaño. Si bien tanto Marmaduke como Ian habían muerto para entonces, los modernos cazadores de Nessie corroboraron la historia con Christian Spurling, que entonces tenía 94 años.

Solo con su voz, San Columba consiguió amansar a la fiera y mandarle al fondo del lago de una manera prodigiosa, lo que explica en parte por qué razón no es muy simple avistarle. Los más incrédulos no se creen esta historia ya que aseguran que se trata de una versión de otra anécdota del beato, que habría matado a un salvaje con el poder de su voz. Lo que sí podemos poner énfasis aparte de su escasa biodiversidad es que las aguas de este lago no son para nada cristalinas y con transparencia. Todo lo contrario, tiene una visibilidad bajísima ya que en su suelo tiene un contenido elevado en turba y todos los aledaños.

El Monstruo Del Lago Ness, Bajo El Microscopio

En 1972 de nuevo, un conjunto encabezado por el letrado estadounidense Robert Rines consiguió ciertas fotografías subacuáticas. Una de ellas era una imagen de la que se ha argumentado que se trataría o de una aleta romboidal, una aleta de algún pez o aun burbujas de aire. De cualquier forma, la comunidad científica e inclusive varios criptozoólogos han descartado estas pruebas, aduciendo que fueron modificadas por ordenador. El Lago Ness llegas en 3 horas y media en turismo desde la ciudad de Edimburgo y un tiempo afín desde Glasgow.

Con más de 1000 testimonios de presentes oculares y montones de datos a los que no se consiguió ofrecer explicación, la presencia de Nessie sigue teniendo perplejos a los científicos. En el mes de abril de 2017, se percató de que emplear su experiencia científica para resolver el misterio del monstruo del lago Ness podría ser el perfecto ejemplo de usar una historia de historia legendaria habitual para llevar a cabo un punto científico. “Me preocupaba un tanto cómo podría influir esto en mi carrera”, dice Gemmell, “pero era una oportunidad para hablar a la multitud sobre la ciencia de una forma diferente”. Un estudio subacuático de 2016 en el lago Ness, efectuado por un dron marino llamado Munin, arrojó una imagen de sonar de algo en el fondo del lago con una manera distintiva de cuello largo.

El Lago Ness Bajo El Microscopio

Confusos, la pareja esperó casi media hora con la “esperanza de que el monstruo volviese a salir a la área”. La referencia famosa más vieja está recogida en un texto del siglo VII llamado \’Vida de San Columba\’. Este beato fue un misionero irlandés solicitado de llevar el cristianismo a Escocia. Al parecer, cierto día en que pasaba cerca del lago observó a un conjunto de hombres que enterraban a un difunto, el cual había sido supuestamente mordido por un enorme monstruo que vivía en el lago.