Leyenda Del Cristo De La Vega

Cuál fue su sorpresa en el momento en que vio que allí estaba Diego, pero éste al verla logró ni caso, tal y como si no la hubiera visto jamás, alejándose por las callejuelas toledanas dando espuelas al caballo. La serie es adaptación del poema “A buen juez, mejor testigo” de José de Zorrilla. Por fin, tras pensarlo un rato y preguntar con los otros jueces que le acompañaban, decidió que aquella tarde se bajaría a la ermita a tomar declaración al Testigo.

En la biografía del principal creador de la orden de Vallombrosa , se indica no obstante que el Cristo respondió con un movimiento de cabeza, no con el brazo. La imagen se guarda el día de hoy en la Basílica de la Trinitá, con los dos brazos clavados y la cabeza inclinada. No es un Cristo articulado, al que el vaivén de la procesión ha soltado la mano del madero, no. El Cristo de la Vega que este Viernes Beato recorre las calles de Toledo es el único esculpido de este modo, con el brazo derecho caído.

Pasearte Toledo

Al caer el sol se acercaron todos a la vega donde se encuentra la ermita. Un raro tropel de gente acompañaba al cortejo, pues la noticia de¡ suceso se había extendido como la pólvora por la localidad. Delante iban don Pedro Ruiz de Alarcón, don lván de Vargas, su hija Inés, los escribanos, los corchetes, los guardas, monjes, nobles y el pueblo plano.

leyenda del cristo de la vega

Inés rezaba todos los días a fin de que su amado regresara próximamente y vivo y de esta forma sucedió tres años después. Pero cuando Diego regresó, con el rango de capitán y nombrado caballero por el Rey, la despreció y aseguró que él no había hecho ese juramento. Guardar mi nombre, correo electrónico y sitio web en este navegador para la próxima vez que comente. Mientras, Inés se marchitaba de tanto llorar, ahogándose en su desesperanza y desconsuelo, desesperando sin acabar de aguardar, esperando en vano la vuelta de¡ gallardo. Todos los días rezaba frente al Cristo, testigo de su juramento, pidiendo la vuelta de Diego, ya que en nadie mucho más encontraba apoyo y consuelo.

Historia De Historia Legendaria Del Cristo De La Vega

Tras dos largos años, la guerra de Flandes acaba pero, a pesar de esto, don Diego no regresaba a la localidad. Doña Inés tenía la esperanza de volverlo a ver con vida y, para esto, todos los días acudía hasta la zona del Miradero a aguardarlo. Una vez los 2 amantes estaban delante de la imagen, doña Inés le solicita que, tocando los pies del Cristo, hiciese el juramento. Don Diego jura ante la imagen que, en cuanto volviese de la guerra, la desposaría. La imagen luce por ser un Cristo Crucificado con el brazo derecho desclavado del madero.

Según el historiador toledano Francisco de Pisa ahora desde antiguo a esta imagen del Crucificado le acompañó un halo legendario. Por lo menos otras 2 leyendas circulan sobre el Cristo de la Vega y, aunque los personajes difieren, en todas y cada una la imagen de Cristo es puesta por testigo y prodigiosamente responde, indicando con su brazo la verdad. A lo largo de una cantidad enorme de años Toledo ha acumulado cientos y cientos de leyendas, secretos, tradiciones, historia… En esta web encontrarás todo sobre nuestra fantástica ciudad, sus leyendas, noticias y la información mucho más útil para conocer todo cuanto oculta.

Qué Ver En Toledo 2022 Una Breve Guía Para Viajar A La Localidad Imperial, Por Un Toledano

Ante este hecho doña Inés, miedosa de que esta novedad llegase a oídos de su padre, charla con don Diego y le solicita que lo mejor sería casarse. Pero un problema había entre ambos, don Diego debe partir a Flandes pero que, a su vuelta, contraería matrimonio con ella. Pasó el tiempo y Diego no retornaba mientras Inés lo aguardaba impaciente. Tres años después, Inés reconoció a Diego al frente de un conjunto de caballeros que ingresaban a Toledo. Salió corriendo en su busca, pero Diego, que tenía una exclusiva posición popular y había olvidado sus promesas, giró el caballo y renegó de su juramento. Zorrilla detalla que «asida a un brazo desvisto una mano atarazada vino a posar en los coches la seca y hendida palma, y allá en los aires «¡Sí juro!

Un día, llego un tropel de hombres que acudieron a la plaza del Cambrón e Inés al notar esto corrió con el corazón en vilo, para ver si entre ese conjunto estaba su pretendiente. Inés rezaba todos los días al Cristo, testigo de su juramento, pidiendo la vuelta de Diego ya que no hallaba acompañamiento en nadie más. En esa ermita pasaba horas llorando y ahogándose en su desesperación y descuento, sabiendo que su amado estaba lejos.

Leyenda De El Cristo De La Vega

Inés no cesó de acudir a Diego, unas veces con ruegos, otras con amenazas y muchas más con llanto, pero el joven capitán no modificaba de parecer y prosiguió rechazándola. En su desesperación solo vio un sendero para salir de la dura situación en que estaba, en tanto que en todas y cada una partes de la región susurraban sobre el caso de Diego e Inés. Decidida, asistió al gobernador de Toledo, que en esta caso era Don Pedro Ruiz de Alarcón, y le pidió justicia. Posiblemente fuera su encumbramiento, pues de fácil soldado, fue ascendido a capitán y a su vuelta el rey le nombró caballero y lo tomó a su servicio. El orgullo le había transformado y le había hecho olvidar su juramento de amor, negando en todas partes que él prometiese casamiento a esa mujer.

Sin embargo, la leyenda mucho más habitual que rodea al Cristo de la Vega es la historia del caballero y la doncella que José de Zorrilla recogió en « A buen juez, mejor testigo » . El poeta y dramaturgo valisoletano contaba los amores de Diego Martínez con Inés de Vargas, a la que juró ante el Cristo toledano que se casaría con ella en el momento en que regresara de la guerra en Flandes. La joven le aguardó a lo largo de tres años al soldado y en el momento en que por fin le vio regresar, salió corriendo en su acercamiento. Diego, que volvió convertido en capitán «tan gallardo como altanero», renegó de la joven y de su juramento («¡Tanto mudan a los hombres fortuna, poder y tiempo!»). Dos años pasaron y las guerras en Flandes acabaron; pero Diego no volvía. Sin embargo, Inés nunca desesperó, siempre esperaba con fe y paciencia la vuelta de su amado para que le devolviese la honra que con él se había llevado.

Cuéntame de qué manera pasó Mediante la vida de la familia Alcántara, \’Cuéntame\’ refleja algunos de los hechos mucho más destacados de nuestra historia reciente. 2 vidas Julia vive la vida que su madre y su prometido han planeado para ella. En el momento en que va a casarse revela un enorme misterio familiar que cambiará todo. Una vez que se recobraron de la sorpresa, vieron que la imagen tenía los labios entreabiertos y que la mano proseguía bajada (Y de esta manera prosigue la imagen actualmente). Inés, desesperada, salía todas las tardes a la puerta del Cambrón para ver si su amado regresaba. En el mes de septiembre de 1826, la ermita fue reconstruida y el párroco Vicente Vega inauguró la nueva imagen que él mismo había costeado, afín en todo a la pérdida.

Carlos, Rey Emperador La historia de entre los hombres más poderosos que ha conocido Europa, gobernador de un imperio de des tan poco comúnes como su variedad. El Cristo de la Vega es una leyenda popular toledana convertida en parte literaria por José Zorrilla bajo el título A buen juez, mejor testigo, que fue incluida en su volumen Poesías . La historia de historia legendaria se refiere a una figura de la vieja basílica de Santa Leocadia. Cuando la comitiva inició la bajada hacia la vega, iba a la cabeza D.