Leyenda Del Hombre Pez

Estos le charlaron en distintos idiomas hasta el momento en que lograron que emitiese la palabra “liérganes”. El hallazgo de tan extraño personaje y la única palabra que había emitido se fueron propagando entre los gaditanos, hasta el momento en que los frailes acabaron por entender que Liérganes se trataba de una pequeña localidad de Cantabria. Se dio la al azar de que el secretario del tribunal local de la Inquisición en Cádiz era de una familia oriunda de allí, con lo que ha podido redactar a algún popular de Liérganes para preguntar si habían echado en falta a alguien. Le respondieron que allí no había ocurrido nada reseñable, salvo el ahogamiento en Bilbao del joven Francisco, pero que eso había ocurrido cinco años atrás.

leyenda del hombre pez

En opinión del célebre doctor, visto que el hombre pez de Liérganes desaparezca nadando y apareciese nadando fue una al azar. Los pescadores, extrañados y seducidos por la iniciativa de poder atrapar a una criatura que parecía salida del averno, eligieron pescarlo, utilizando para esto pan como cebo, y cercándolo poco a poco con el apoyo de sus redes. Una vez consiguieron atraparlo y subirlo a cubierta, se percataron de que era un joven de talla corpulenta, con tez pálida y un cabello cobrizo y ralo, que presentaba una línea de escamas desde la garganta hasta el estómago, y otra que se concretaba por su espina dorsal.

Nueve años después de su regreso a casa y haciendo la labor de llevar una carta a Santander, al divisar la bahía, se cree que se arrojó al agua con un grito de frenesí y desapareció entre las olas para perderse y nunca más se volvió a entender de él. Al ver lo que sucedía, un fraile del convento de San Francisco quiso acompañar al joven hasta el concejo cántabro. No tardó en darse cuenta de la realidad en el momento en que Francisco fue directamente a la vivienda de su madre, y esta le reconoció como su hijo.

El Dr. Marañón estudió el artículo de Feijoo sobre el hombre pez de Liérganes estimando que Francisco debió de sufrir cretinismo, una enfermedad común en las zonas de montaña. Esta se identifica por detener el crecimiento mental y físico, pérdida de pelo, deformaciones en la fisonomía del individuo como protuberancias en el pecho y la espalda. Por consiguiente el doctor Marañón sentenció que Francisco debió ser un caso agudo de cretinismo y que resulta irrealizable que se fuera nadando desde Bilbao a Cádiz.

Un Recorrido Por Los Pueblos Mágicos De México

En el momento en que comía lo hacía con avidez, para luego pasarse cuatro o cinco días sin evaluar mordisco. Era dócil y amable; si se le mandaba algún recado lo cumplía con puntualidad, pero jamás mostraba entusiasmo por nada. Por todo ello se le tuvo por loco hasta el momento en que un buen día, tras nueve años, desapareció nuevamente en el mar sin que se supiese jamás más de él. Los pescadores llevaron al joven al gaditano al convento de San Francisco, entregándoselo a los frailes.

Solo cinco años después, en 1679, en Cádiz, unos pescadores afirmaron ver un ser acuático pero con fachada humana que desapareció rápidamente. Esta aparición se repitió todo el tiempo hasta atrapar a la criatura con trozos de pan y unas redes. Una vez tomado lograron constatar que tenía que ver con un hombre, con escamas y forma de pez. Enclavado a los pies de 2 pequeñas elevaciones, los montes Marimón y Cotillamón, conocidos de forma coloquial como \’las lolas de Liérganes\’, este pueblo puede presumir de tener una de las historias mucho más contadas en toda Cantabria que afirma de esta forma. Corría el año 1674, en el momento en que el joven Francisco de la Vega, pasaba un día con sus amigos nadando en la río Miera. Cinco años después, en la bahía de Cádiz unos pescadores se encontraron un extraño ser surgido de las aguas.

Cuestión Que Caracteriza A Liérganes Es La Asombroso Leyenda Que Se

En este lugar logramos hallar mucha más información de este ser legendario que prosigue estando que se encuentra en la vida de bastante gente. Si se le ponía comida delante, la engullía con avidez para luego pasarse días sin comer, y lo mismo con la bebida o el tabaco, puesto que eran las cosas que mencionaba (si bien no parecían indicar un deseo, simplemente pronunciaba las expresiones). Era capaz de realizar pequeños recados, y muy amable, pero parecía completamente desinteresado en el planeta que lo rodeaba. Cuando llegaron al monte que llaman de la Dehesa, a una cuarta parte de legua del pueblo, el espiritual mandó al joven que se adelantase hasta él. De este modo lo hizo su discreto acompañante, que se dirigió de forma directa hasta Liérganes, sin errar una sola vez en el sendero; ya en el sitio, se encaminó sin dudar hacia la vivienda de María de Desposar.

Nos atrae saber cuáles son los secretos y las historias que transforman un lugar en algo prácticamente mágico. Pues bien, existe en los Valles Pasiegos un pueblecito con una leyenda centenaria, la crónica de un vecino del pueblo que cayó al río y se transformó en pez. Una vez en la ciudad vasca, en el año 1674, Francisco decidió irse a nadar con unos amigos solo un día antes de San Juan.

Agenduca: ¿qué Realizar En Cantabria Del 17 Al 23 De Noviembre?

En su honor, hoy sigue habiendo una \’piscina del rey\’ en la que los viajeros modernos tienen la posibilidad de hundirse y relajarse, exactamente la misma lo hizo antaño su majestad. La primera reseña que logramos hallar con en comparación con Hombre Pez es en el ‘Teatro crítico universal’ de Fray Benito Jerónimo Feijoo, en el volumen VI. Con el pasar de los años, concretamente en el año 1877, José María Herrán decidió escribir un libro que llevó por título ‘El hombre-pez de Liérganes’. Es el apodo de Francisco de la Vega Desposar, transformado con el pasar de los años en un ser legendario que forma parte a la famosa mitología de Cantabria. Por tanto, es el instante más que idóneo para descubrir lo que hay detrás de esta historia.

¿inspiró El Hombre Pez A La Oscarizada «La Manera Del Agua»?

Parecía un hombre, pero había algo extraño en él, había desarrollado escamas por parte importante de su cuerpo. Unos cinco años después, en 1679, mientras que unos pescadores faenaban en la bahía de Cádiz, se les apareció un ser acuático extraño, con apariencia humana. La inusual aparición se repitió por varios días, hasta el momento en que finalmente pudieron atraparle, cebándole con trozos de pan y cercándole con las redes.

Los 8 Bosques Mucho Más Impresionantes Del Mundo (que Puedes Conocer Mediante Google Plus Earth)

Y, a la inversa que con La sirenita de Dinamarca, que sigue distanciada del ajetreo de Copenhague y de sus visitantes, el Hombre pez acepta compañía a fin de que te sientes a su lado a remojarte los pies en el Miera y dejes que te inunde la hermosura de Liérganes a tu alrededor. Eso sí, ten precaución, porque Francisco sabe muy bien que en ocasiones la llamada del río es irresistible y que jamás desearás marcharte. Elhombre pez de Liérganes, apodo deFrancisco de la Vega Casar, es un ser legendario de la mitología de Cantabria.