Monstruo 30 Monedas

Las referencias a la cultura POP y la teología católica se multiplican en este capítulo, que aun se reserva una revelación con doble giro sobre quién maneja los hilos de los hechos, si Dios o el Farsante. Queda a la libre interpretación del espectador… o a una más que viable segunda temporada. Los inconvenientes llegan cuando \’30 monedas\’ quiere contar una historia con pies y cabeza, y hace que Vergara vuelva desde Siria en coche. O adopta la composición de monster-of-the-week solo en el momento en que lo atrae, reiniciando recuerdos y hábitos para que las piezas del guion encajen. El tramo final, con viajes absurdos (esa escapada a París qué) o individuos que no van a parte alguna, como Roque o el desaprovechado Sargento Lagunas de Pepón Nieto, no terminan de cuajar. En este contenido agregada podemos consultar una de las lecturas de guion de los actores con Álex de la Iglesia.

Y ahora en la segunda mitad del sendero, hasta capítulos más funcionales como el del flashback con el pasado de Vergara son apropiadamente inquietantes y también impíos. En el cómputo final, 30 monedas ha sido la bomba creativa y el festival de monstruos y bofetones que se esperaba solo por instantes. Si bien las referencias teológicas, populares y culteranas han sido entretenidas de proseguir, no acaban de articularse temáticamente con lo que pasa. Como es frecuente en el directivo, en el empujón final todo lo sembrado en los dos primeros tercios de la historia se desactiva para dar paso a una escena de acción tras otra. La serie es tan marca de la factoría que no nos ahorra ni al personaje principal y su némesis precipitándose al vacío en un abrazo mortal, en un caso así Sherlock y Moriarty sobrenaturales.

\’30 Monedas\’: El Desenlace Explicado Por Álex De La Iglesia

Por norma general es una serie buena o buenísima, más que amena y que en su primer tramo funcionó como un tiro. Pero si tenía que ver con rematar con ocho capítulos más en un hipotético futuro, haber sobre aviso antes. Musicalmente me gusta mucho la decisión de Roque Baños, con una descarada tendencia hacia las habituales marchas de Semana Santa y ordenándote qué sentir y qué no sentir. Pero, sin duda, el punto más esencial es la institución Álex de la Iglesia. Reincido en el concepto serie b porque Iglesia lo ejecuta hasta el final, una historia desquiciantemente inverosímil y estéticamente pueril.

Si os agrada, bien, sino más bien será un punto en contra, les lo aviso. Están todos especialmente histriónicos, pasados y, bueno, al fin y al cabo, están muy serie b. Miguel Ángel Silvestre hace un papel opuestamente absurda a sí mismo, y eso provoca que tenga particular felicidad. Que 30 monedas iba a tener mucho más de una temporada lo fue diciendo en las entrevistas de promoción Álex de la Iglesia toda vez que tuvo ocasión.

Balagueró Enciende Sitges Con Una Historia De Horror Y Drama En Un Edificio Maldito De La Capital Española

Elena prosigue a Roque a París, pero se aterroriza cuando la moneda encuentra su camino de regreso a ella. En Pedraza, Paco está a puntito de dimitir cuando llega un siniestro nuevo sacerdote. Sí que se acaba usando la sangre de San Ambrosio, reliquia aparentemente nacida de la imaginación de los autores y que termina sirviendo para entre los pocos instantes en los que Vergara actúa como mago. Lo que acaba por hacerse pesado es el presunto triángulo entre Paco, Elena y Merche. El alcalde Superman, que ya ni es lo uno ni lo otro, se revela como un personaje con poca personalidad y que de pronto la lía parda por el hecho de que el guion lo necesita. Ni siquiera le reservan un antagonista a fin de que se pelee, la hechicera está destinada a la veterinaria en un giro de cuento de terror que nos ten en cuenta que proseguimos en una antología, si bien muy diluida en su tramo final.

30 monedas es la asamblea y culminación de una secuencia de ideas y elementos que al directivo le han dado gusto desde siempre. En la serie se entrecruzan paranoias de terror, con la religión y el costumbrismo. También queda de manifiesto el cariño de Alex por los monstruos, John Carpenter, los juegos de rol o la serie B. En este epígrafe nos habla de todo ello, tal como de la decisión de Pedraza como ubicación principal y de las referencias que le han servido de inspiración; clásicos como El cabo del temor o El exorcista. De esa manera, los FXs de los 2 últimos episodios, como el muy poco lucido monstruo del principio del capítulo 8, empaña el buen gusto que se demostró en el arranque de la temporada, con criaturas tan logradas como el engendro mitad hombre mitad araña gigante. O, sin ir más allá, con el increíble trabajo de anti-envejecimiento de los actores, un deepfake completamente invisible y que rivaliza con producciones cinematográficas facturadas con muchos más medios.

De \’30 Monedas\’ Al Regreso De \’upa\’: Las Series Españolas De Estreno Más Esperadas Para 2022

El golpe de suerte llegó con la interpretación de Cósimo Fusco. Debíamos buscar un individuo que te pienses que es el demonio por su manera de ver, de moverse. Lamentablemente la intriga iba perdiendo algo de gas según cada vez más elementos se sumaban al cóctel.

En resumen, una historia muy personal que no va a ser para todo el mundo. Es una escena que no me puedo aceptar realizar en el cine por el hecho de que dura casi 15 minutos y estoy en especial orgulloso de ella. Sobre todo cuando Lucifer explica qué pasó en la raza humana, que ‘el mal’ luchó y perdió en la batalla indispensable tal y como se les había dicho pues era su papel, y que solamente solicitaban era “mostrarse en los créditos”, que es una oración que me agrada mucho. “Entonces nos escondimos en un espacio del pensamiento de Dios que vosotros llamáis infierno”, eso es de las mejores cosas que hemos escrito.

Porque era difícil proseguir después de la primera temporada, ¿si comienzas con un terremoto, qué haces ahora? El 11 del 11 o “Día del Soltero” ya ha llegado a ebay.es con los más destacados precios en electrónica, electrodomésticos, cuidado personal, hogar y mucho… El padre Vergara se va a Roma para enfrentarse a su doloroso pasado. Solicita una reunión con el Papa, pero descubre que Santoro también le está aguardando. Hasta entonces en Pedraza, alguien está a punto de regresar de la desaparición.

Sin embargo, el final abierto resulta anticlimático mientras semeja difícilmente escalable. Salvo que hayamos ido a ver a otro antagonista aún peor que Santoro reunir las monedas y ocasionar el Apocalipsis. Entonces llega el instante «resistencia en las catacumbas» y toda la parte central pierde interés salvo por el breve protagonismo que reserva a 2 secundarios como Antoñito y el sargento Laguna. La mujer de este último, a propósito, es uno esas «reliquias de Chejov» que se han quedado sin utilizar. No tiene cara, la vimos dejar el pueblo en background en el capítulo 7 y no poseemos bastante contexto de por qué puede ser esencial.