Monstruo Del Lago Ness Nombre

Al final, reclutaron a Wilson a fin de que revelase las fotografías y las reclamara como propias. Hoy, no está claro por qué se persuadió al médico a fin de que se involucrara. Luego, en el mes de julio de 1955, Peter MacNab tomó una foto que parecía representar dos largas jorobas negras en el agua. Pero los investigadores sospecharon que las jorobas visibles podrían ser un efecto de onda final de tres barcos de pesca que viajaban muy juntos.

La fotografía no se realizó pública hasta el momento en que apareció en el libro de 1957 de Constance Whyte sobre el tema. El autor Ronald Binns escribió que “el fenómeno que fotografió MacNab podría ser fácilmente un efecto de ola resultante de tres arrastreros que viajan juntos por el lago”. Grant causó un boceto de la criatura que fue examinado por el zoólogo Maurice Burton , quien afirmó que era consistente con la apariencia y el comportamiento de una nutria. Con respecto al tamaño largo de la criatura reportada por Grant; Se ha sugerido que se trataba de una observación errada gracias a las malas condiciones de luz. El paleontólogo Darren Naish ha sugerido que Grant pudo haber visto una nutria o una foca y exageró su avistamiento transcurrido un tiempo.

No obstante, Nessie pasó prácticamente inadvertida hasta 1933 una vez que se edificara una carretera en todo el lago, lo que lo hacía estar mucho menos aislado. En cuestión de meses, múltiples personas se presentaron alegando haber visto una bestia enorme acechando cerca del agua. Las visualizaciones del Monstruo del Lago Ness han comenzado «enserio» en los años 30 del pasado siglo. La primera novedad es de 1930, del periódico Northern Chronicle, que informó del inquietante testimonio de 2 pescadores que aseguraban haber visto una gran y extraña criatura en Loch Ness. MacDonald ha dicho haber visto un cocodrilo muy raro en las oscuras aguas del loch. Un equipo en todo el mundo compuesto por investigadores de las universidades de Otago, Copenhague, Hull y Highlands and Islands, efectuó un estudio de ADN del lago en junio de 2018, en busca de especies poco comunes.

Historia

Se sospecha que la fotografía fue alterada al volver a fotografiar una impresión. El 5 de enero de 1934, un motociclista, Arthur Grant, aseveró estar a puntito de golpear a la criatura mientras que se aproximaba a Abriachan alrededor de la 1 de la madrugada de una noche de luna. Según Grant, tenía una cabeza pequeña unida a un cuello largo; la criatura lo vio y cruzó el sendero de regreso al lago. Grant, un estudiante de veterinaria, lo describió como un cruce entre una foca y un plesiosaurio. En la década de 1930, William Fraser, el jefe de policía de Inverness-shire, escribió una carta a un funcionario del gobierno en la que afirmaba que un hombre de Londres “hacía fabricar un arpón especial y que iba a regresar [ …] con el propósito de apresar al monstruo”. Fraser sugirió que se podría entablar alguna protección oficial del gobierno para Nessie, lo que revela una forma de orgullo cívico.

La cosa tuvo tanta influencia y se le dio tanto crédito que, en 1975 el naturalista Sir Peter Scott dio al Monstruo del Lago Ness nombre científico y lo añadió al registro británico de fauna cuidada. “El \’ monstruo del lago de Alaska\’ puede ser un tiburón yacente, dice el biólogo” . Si en el lago Ness vivieran criaturas similares a los plesiosaurios, se las vería habitualmente, en tanto que tendrían que salir a la superficie múltiples ocasiones al día para respirar. El 2 de julio de 2003, Gerald McSorely descubrió un fósil, supuestamente de la criatura, cuando tropezó y cayó al lago. Se realizaron múltiples intentos de engaño, algunos de los cuales tuvieron éxito.

La Guía Del Monstruo Del Lago Ness

Se publicó un solo fotograma en su libro de 1961, The Elusive Monster . El 4 de agosto de 1933, Courier publicó un informe de otro presunto avistamiento. Este fue solicitado por el londinense George Spicer, directivo de una firma de sastres. Múltiples semanas antes, mientras conducían por el lago, él y su esposa vieron “el acercamiento mucho más cercano a un dragón o animal prehistórico que he visto en mi vida” cruzando la carretera hacia el lago con “un animal”. Lo describió como teniendo “un cuello largo, que se movía hacia arriba y hacia abajo a la forma de un ferrocarril escénico”. Mencionó que el cuerpo “era bastante grande, con una espalda alta, pero” si había pies, habían de ser del tipo de una telaraña, y en lo que se refiere a una cola, no puedo decirlo, ya que se movía tan veloz, y cuándo llegamos.

En tanto que por visto que en el períodico se habían reído bastante de él a causa de una broma que le habían gastado unos niños de la región de Loch Ness. Wetherell aun se desplazó hasta allí, convencido de que los niños habían visto una criatura extraordinaria. Le sentó tal mal efectuar el absurdo que decidió tomar venganza, por su lado, con otro engaño. El lago Ness es un turbio loch (lago en gaélico escocés) de 35 km cuadrados con una profundidad máxima oficial de 230 metros en las recónditas Highlands escocesas. Esto lo convierte en la mayor masa de agua dulce de Enorme Bretaña por volumen.

Una Historia De Historia Legendaria Milenaria Que Cogió Fuerza Hace 200 Años

En 2003, la BBC patrocinó una búsqueda en el lago usando 600 haces de sonda y seguimiento por satélite. La búsqueda tuvo suficiente resolución para detectar una pequeña boya. No se encontró ningún animal de tamaño considerable y, pese a sus esperanzas, los científicos comprometidos admitieron que esto “probaba” que el Monstruo del Lago Ness era un mito. El 29 de mayo de 1938, el turista sudafricano GE Taylor grabó algo en el lago durante tres minutos con una película en color de 16 mm. La película fue lograda por el escritor de divulgación científica Maurice Burton , quien no la mostró a otros investigadores.

Lago Ness

Los escépticos cuestionan la confiabilidad de la narrativa, señalando que las historias de bestias de agua eran increíblemente comunes en las hagiografías medievales y el cuento de Adomnán probablemente recicla un motivo común adjunto a un hito local. Según los incrédulos, la historia de Adomnán puede ser independiente de la leyenda moderna del monstruo del lago Ness y los creyentes que procuran remarcar sus declaraciones se apegaron a ella. Ronald Binns considera que este es el más serio de múltiples teóricos avistamientos tempranos del monstruo, pero todos los otros avistamientos reclamados antes de 1933 son dudosos y no prueban una tradición de monstruos antes de esa fecha.

Un estudio de la literatura sobre otros engaños, incluidas fotografías, anunciado por The Scientific American el diez de julio de 2013, señala otros muchos desde la década de 1930. La foto mucho más reciente considerada “buena” apareció en los jornales en agosto de 2012; Supuestamente fue tomada por George Edwards en el mes de noviembre de 2011, pero fue “definitivamente un engaño” según la revista científica. Recibió el negativo original de MacNab, pero descubrió que difería de la fotografía que apareció en el libro de Whyte. El árbol en la parte de abajo izquierda en Whyte\’s no se encontraba en el negativo.