Monstruo Lago Ness Nombre

Pero esa mancha grisácea que ves ahí arriba es, ni más ni menos, que la primera foto de la historia que se le tomó al célebre monstruo del lago Ness. Fue tal día como el día de hoy, un 12 de noviembre, pero de 1933 y su autor es Hugh Gray. El suyo fue el primer testimonio gráfico de la presunta presencia de este animal de poco comúnes dimensiones en el lago escocés.

Lo que asimismo se dieron cuenta que había en el lago era una abundancia de anguilas, ya que su ADN aparecía en prácticamente todas las muestras de agua recogidas por el equipo. Pero la cosa no se efectuó viral, como afirmaríamos hoy día, hasta el 2 de mayo de 1933, en el instante en que el Inverness Courier publicó, con aire sensacionalista, las declaraciones de una pareja que confirmaba haber visto un enorme animal hundiéndose en las aguas de Loch Ness. Fue la primera oportunidad que apareció un titular con la palabra «monstruo» y la disparidad se desató por todo Reino Unido.

monstruo lago ness nombre

Al estimar enseñar un informe, descubrió que no existía ninguna lista o registro real designado a los avistamientos del monstruo del lago Ness. Un supuesto vídeo grabado de la cámara web exhibe al monstruo sumergiéndose y volviendo a emerger a lo largo de la Bahía de Urquhart. Hasta ahora, la mayor parte de las notificaciones fueron por avistamientos en la área del lago, que en su mayoría describían al animal como una suerte de dinosaurio de cuello largo que emergía del agua. En verdad, no pocas son las imágenes que se han publicado del supuesto monstruo milenario. Pero la cosa no se realizó viral, como diríamos hoy en día, hasta el 2 de mayo de 1933, cuando el Inverness Courier publicó, con aire sensacionalista, las afirmaciones de una pareja que afirmaba haber visto un colosal animal hundiéndose en las aguas de Loch Ness. Fue la primera oportunidad que apareció un titular con la palabra «monstruo» y la disparidad se desató por todo Reino Unido.

Engaños

En 1993, los autores del documental de Discovery Communications Loch Ness Discovered analizaron la imagen sin recortar y hallaron un objeto blanco aparente en cada versión de la fotografía . Se pensaba que era la causa de las ondas, como si el objeto estuviera siendo remolcado, si bien no se podía descartar la oportunidad de una mancha en el negativo. Un análisis de la fotografía completa indicó que el objeto era pequeño, de unos 60 a 90 cm de largo. Ciertas fotografías, a pesar de su calidad obviamente turbia y la falta de lecturas de sonar simultáneas, de hecho parecían mostrar animales extraños en múltiples posiciones y también iluminaciones. Una fotografía parecía enseñar la cabeza, el cuello y la parte de arriba del torso de un animal parecido a un plesiosaurio, pero los incrédulos argumentan que el objeto es un leño debido al bulto en el área del “pecho”, la masa de sedimento en la foto completa.

Consiguieron múltiples fotografías de lo que afirmaron era una criatura afín a un plesiosaurio (entonces les cuento más sobre esto) y una específicamente, que fue la que levantaron como prueba irrefutable de la presencia de Nessie, que parecía educar una aleta romboidal. Los resultados, publicados en el mes de septiembre de 2019, mostraron que hay unas 3.000 especies presentes en el lago Ness, muchas de las que viven a nivel microscópico. En la actualidad, el monstruo del lago Ness sigue siendo una de las criaturas fantásticas más conocidas de todo el mundo, atrae a miles de visitantes y curiosos al rincón cada año y su imagen puebla las tiendas de recuerdos del país desde Edimburgo hasta Inverness.

¿existió El Monstruo Del Lago Ness?

El supervisor James Fraser continuó junto al lago filmando el 15 de septiembre de 1934; la película en este momento está perdida. Los zoólogos y instructores de historia natural concluyeron que la película mostraba un sello, probablemente un sello gris. Google plus memoró el 81 aniversario de la “fotografía del cirujano” con un Doodle de Google plus , y añadió una exclusiva función a Google plus Street View con la que los usuarios tienen la posibilidad de explorar el lago por encima y bajo el agua. Según se informa, Google plus pasó una semana en el lago Ness recogiendo imágenes con una cámara “trekker” de vista de la calle, colocándola en un bote para fotografiar sobre la área y colaborando con miembros de Catlin Seaview Survey para fotografiar bajo el agua.

Asimismo una manera familiar del nombre de la niña Agnes, parcialmente común en Escocia, por poner un ejemplo, el Daily Mirror del 4 de agosto de 1932 informa sobre la boda de “Miss Nessie Clark, una profesora de escuela de Banffshire”. Si en el lago Ness viviesen criaturas afines a los plesiosaurios, se las vería con cierta frecuencia, en tanto que tendrían que salir a la superficie varias veces cada día para respirar. En 2005, 2 alumnos afirmaron haber encontrado un enorme diente engastado en el cuerpo de un ciervo en la orilla del lago. Publicaron el descubrimiento y crearon un sitio web, pero el análisis de expertos pronto descubrió que el “diente” era la cornamenta de un muntjac . El diente fue un truco publicitario para fomentar una novela de terror de Steve Alten , The Loch . El 2 de julio de 2003, Gerald McSorely descubrió un fósil, en teoría de la criatura, en el momento en que tropezó y cayó al lago.

Identificación Errónea De Animales Conocidos

A orillas del lago Ness se hallaron unas enormes huellas de procedencia animal. En el momento en que los investigadores del Museo de Historia Natural examinaron las pisadas, concluyeron que estas se habían hecho presionando una pata de hipopótamo disecado contra el suelo blando. Unos meses después, el monstruo del lago Ness volvía a saltar a los titulares gracias a un cirujano británico, Robert Wilson, que dio a entender una imagen donde aparecía algo similar a una serpiente marina emergiendo de las aguas del lago .

Los más incrédulos estaban seguros de que esta imagen solo era un engaño, pero la fotografía logró su objetivo y la fama de Nessie aumentó todavía mucho más, transformándose en un reclamo turístico y en un pseudosímbolo de Escocia. La verdad se realizó aguardar hasta 1994, en el momento en que dos octogenarios sacaron a la luz el engaño y confesaron haber participado en una conspiración fraudulenta para tomar la famosa “fotografía del cirujano”. El objeto que se veía en el agua no era ningún animal marino, sino un submarino de juguete equipado con una cabeza de serpiente marina. En lo que va de año, se han registrado ocho posibles avistamientos de “Nessie”. La más llamativa fue la de una de norteamérica, que afirmó que pudo ver a la criatura durante 10 minutos mediante una cámara web. Su afición le transporta a pasar horas enfrente del computador, conectada a una cámara web instalada en la Bahía de Urquhart.

Después de comprobar y investigar en este artículo los testimonios y fotografías tomados durante la historia, sospecho que a todos nos queda bastante claro que, prácticamente con toda probabilidad, Nessie no existe. Y sucede que la imaginación y el espíritu humano se nutre mucho mejor de los mitos y las leyendas que de la verdad. De cualquier manera, la comunidad científica en bloque descartó estas fotografías en el momento en que se demostró que habían sido retocadas, giradas y cambiadas por computador. En las originales apenas se adivinan unos negros sedimentos en el fondo del loch. El geólogo italiano Luigi Piccardi propuso explicaciones geológicas para leyendas y mitos antiguos. Piccardi apuntó que en el avistamiento mucho más viejo registrado de una criatura , la aparición de la criatura fue acompañada ” cum ingenti fremitu ” (“con un fuerte rugido”).