Mostruo Lago Ness

No es la primera oportunidad que un sónar detecta lo que podía ser a señal del legendario animal. De hecho, hace 4 años un robot encontró al único monstruo que de se pudo acreditar que estuvo en el lago. Se trataba del desarrollado por Billy Wilder hace 46 años para el rodaje de la película “La vida privada de Sherlock Holmes”. Un grupo de Científicos que inspeccionaban el fondo del Lago Ness hallaron la silueta de un monstruo de diez metros de longitud, pero en realidad era el falso animal que se usó en la cinta de Wilder. En el momento en que la manía del monstruo del lago Ness reventó a mediados de la década de 1930, múltiples biólogos se dedicaron a examinar el lago con la promesa de encontrar una explicación mucho más elogiable.

Tal vez de ahí que en 2014, milagrosamente, acabó la sequía monstruil. Ese año, un joven llamado Andrew Dixon afirmó haber visto precisamente al Monstruo del Lago Ness en unas imágenes aéreas tomadas por el servicio de mapas de Apple en la zona del loch escocés. De cualquier manera, la comunidad científica en bloque descartó estas fotografías en el momento en que se demostró que habían sido retocadas, giradas y cambiadas por pc.

La Joyas De La Corona De Escocia

Finalmente, reclutaron a Wilson a fin de que revelase las fotografías y las reclamara como propias. Hoy, no está claro por qué razón se convenció al médico a fin de que se involucrara. La imagen, en teoría tomada por el respetado ginecólogo londinense Robert Wilson, muestra a una criatura medio sumergida con una espalda extendida y esbelta, un cuello encorvado y una cara puntiaguda.

Quizá ellos fueron los primeros de los que se hablaba, pero fueron más tarde apartados por la popularidad de Nessie, que es anatómicamente diferente. En lo que va de año, se han registrado ocho probables avistamientos de “Nessie”. La mucho más llamativa fue la de una norteamericana, que afirmó que ha podido ver a la criatura a lo largo de diez minutos a través de una cámara web. Su afición le lleva a pasar horas delante del computador, conectada a una webcam instalada en la Bahía de Urquhart. Esta era la segunda vez que Wangle podía ver a la bestia y la que mucho más duró.

Para ponerle antídoto, en la Navidad de 2021 publiqué «Corto Historia de Escocia», ¡el primer libro de historia general escocesa, entretenido, divertido, rigurosísimo y totalmente en español! Puedes adquirirlo aquí en formato físico, Kindle y en Kindle Unlimited. Esta podría ser la hipótesis más razonable para utilizar en el caso del Monstruo del Lago Ness. La mayor parte de los testimonios que charlan de Nessie son tan confusos que aquellas personas podrían haber sufrido una pareidolia fruto de la mezcla de un tronco flotante, un destello de luz sobre el agua y media botella de buen whisky escocés. Por ejemplo, en 1923, mucho antes de que a todos se nos metiese en la cabeza que el Monstruo del Lago Ness es un plesiosaurio, Alfred Cruickshank afirmó haber avistado en medio de la carretera que bordea el loch a un animal de más de tres metros de largo muy parecido a un elefante.

Casa Real Lo Que El Rey Juan Carlos No Sabía De Corinna Larsen

El dúo repasó 1.688 informes históricos, incluidos testimonios de primera mano, diarios y libros, que cubrieron 1.543 supuestos avistamientos. Descartados los avistamientos que eran engaños obvios, encontraron un patrón común que empezó a principios del siglo XIX, la mayor parte de las criaturas marinas avistadas tenían el cuello largo. El monstruo del lago Ness fue “visto” por primera vez en el año 565. De esta forma lo refleja la biografía del monje irlandés San Columba, que mentaba a una “bestia de agua” enorme que arrastraba a un hombre a la muerte en el río Ness de Escocia. Sin embargo, Nessie pasó prácticamente inadvertida hasta 1933 después de que se construyera una carretera en todo el lago, lo que lo hacía estar mucho menos apartado. En cuestión de meses, múltiples personas se presentaron aduciendo haber visto una bestia gigante al asecho cerca del agua.

Además de esto, Nessie le dió de comer a cientos de hoteles, B&B, restaurantes, museos y compañías de tours desde tiempos inmemoriales. Y bien gustosos que pagamos todos un pequeño plus por vivir la ilusión de que lo irrealizable es viable y de que las leyendas pueden hacerse situación ante nuestros ojos en cualquier momento. De ahí que, la figura esquiva y misteriosa del Monstruo del Lago Ness nos dió varias novelas, decenas y decenas de películas, apariciones en series, en comics, en juegos para videoconsolas… Toda esta producción da para otro artículo entero, que prometo difundir muy pronto.

mostruo lago ness

Ciertos de ellos son cuentos históricos -como el de San Columba- que se hallaron al rastrear contenidos escritos centenarios. Otros son avistamientos modernos extraídos de informes directos, productos de prensa y otras fuentes. Pero San Columba, con la ayuda de la oración, persuadió al monstruo para que dejara en paz al hombre. La bestia volvió a hundirse en el agua y los lugareños, agradecidos, se convirtieron al cristianismo instantaneamente. Los pictos explicaron que el fallecido se encontraba nadando en el lago (o en el río Ness) cuando fue atacado por un «monstruo acuático» que lo arrastró bajo el agua.

Comentarios En “monstruo Del Lago Ness: Algo Pasa Con Nessie… Pero, ¿qué?”

Todos entendemos que la historia del monstruo que se esconde en la obscuridad de las profundas aguas del Lago Ness, en la región de las Highlands, no es solo una historia de historia legendaria. Hay más de 1000 testimonios de testigos y un sinnúmero de pruebas inexplicadas que dejaron confundidos a los científicos. La fotografía más conocida, tomada en teoría por el cirujano londinense Robert Wilson en 1934, es la que dió la vuelta al planeta y catapultó la fama del monstruo. No obstante, en 1994 salió a la luz que había sido todo una falsificación organizada por Marmaduke Wetherell.

A pesar de que trataron de rescatarlo de manera rápida con una embarcación, no lograron hacer nada. El lago Ness es el segundo lago más grande de Escocia por área de superficie tras el lago Lomond, pero, gracias a su enorme hondura, es el mucho más grande por volumen. Explora millones de fotos, ilustraciones y vídeos de stock de enorme calidad. Ciertamente, como en el momento en que por la noche el montón de ropa encima de la silla de tu cuarto parece el Babadook agazapado. Como curiosidad, les diré que en 2016 se detectó en el fondo de Loch Ness una figura que levantó las alarmas de los fanes de Nessie. Sin embargo, resultó ser un modelo de nueve metros del Monstruo hecho para la película «La vida privada de Sherlock Holmes» en 1969.

“El desempeño de la humanidad consiste en racionalizar y comprobar las mitologías”, afirma Adrian Shine, directivo del Proyecto Lago Ness e investigador desde hace un tiempo. No se puede denegar que Escocia tiene muchas historias que contar. Acérquese un tanto más y descubra en nuestro libro electrónico, Espectros, mitos y leyendas, sitios místicos, historias alarmantes y los individuos mucho más curiosos de estas tierras. Sus ásperos bancos descienden hasta una hondura de más de 240 metros y es el más largo de la cadena de lagos que se alargan en todo el Gran Glen. “Es una broma, alguien tomó una fotografía del banco, o tenía una cámara configurada o lo que sea. «Pienso que el Monstruo del Lago Ness es un tipo que yace bajo el agua con su brazo golpeando el agua.

Como acostumbra ocurrir con esta clase de historias, la propagación del mito se la debemos al \’boca a boca\’, o los relatos orales y después escritos que llegaron hasta nuestros días. En concreto, hay rumores ya hace mucho más de 1.600 años de un presunto monstruo en el lago que se encuentran en las Highlands de Escocia. El lago Ness tiene una manera muy peculiar y alargada que se prolonga por una falla que cruza esta región en las Tierras Altas desde Inverness hasta Fort Williams , y ese sería el lugar elegido por el longevo animal para vagar sin ser visto. Algunos estudiosos llegaron a la conclusión de que la siempre resbaladiza “Nessie”, nombre con el que se bautizó a la bestia marina, podría ser un plesiosaurio, un género de reptil marino cuyo primer esqueleto terminado se descubrió en Lyme Regis en 1823. El monstruo en teoría sobrevivió al encontronazo de los asteroides que terminó a los dinosaurios, según mantenían algunos pseudocientíficos, que argüían que se refugió en las profundidades del lago para poder subsistir.