Ness Lago

Más allá de que es el segundo lago de mayor superficie de Escocia, por su gran profundidad, la cual supera los 200 metros, es el que tiene mayor volumen de agua. Esa falla cruza esta zona de las Tierras Altas escocesas desde la localidad de Inverness, al norte, hasta Fort Williams, al sur. En el mes de junio de 2018, reunió a un equipo conocido como los Cazadores del lago Ness que incluía especialistas en biología marina, evolución, arqueología, ecología molecular y especies acuáticas… Durante dos semanas, navegaron por el lago recogiendo 250 muestras de agua.

Y sucede que la historia de historia legendaria del monstruo del lago Ness se mantuvo generación tras generación. La historia de historia legendaria cuenta que hay una criatura marina con gran tamaño y cuello largo que se mantiene enigmáticamente en las aguas y que muy poca gente pudo ver puesto que solo emerge esporádicamente. Lo que se piensa es que este enorme monstruo se esconden bajo la considerable suma de turba que existe en el fondo del lago. El monstruo del lago Ness, popular cariñosamente como Nessie, es una criatura que, según la leyenda, habita ya hace siglos bajo las aguas del lago Ness. El primer «avistamiento» de este monstruo mitológico data nada menos que del siglo VI, cuando se contaba que había tragado a un campesino de la zona.

¿De Qué Forma Es Nessie?

Una pequeña columna en un periódico local hace 86 años inspiró un mito monstruoso. El artículo del Inverness Courier de mayo de 1933 explica cómo un conocido hombre de negocios y su esposa conducían por la orilla norte del lago Ness en el momento en que fueron testigos de una “tremenda agitación” en el agua. Quizá ellos fueron los primeros de los que se charlaba, pero fueron más tarde alejados por la fama de Nessie, que es anatómicamente diferente. El monstruo de lago Ness todavía es uno de los enormes secretos de siempre.

Este hermoso loch está envuelto en misterio, todo gracias a una criatura verde de cuerpo delgado y alargado que da vueltas en el fondo de sus aguas y que, de vez en cuando, asoma la cabeza para que la hagan una fotografía. Antes de pasar a charlar del monstruo vamos a nombrar la flora y fauna que sí está comprobado que hay. Este lago destaca por tener muy poca flora en sus aguas gracias a las subidas y caídas de los escenarios del agua. Siendo bastante profundo a tan sólo unos metros de la costa y tener poca fauna dentro suyo es lo que provoca que sea bastante pobre. Por esta falla se suceden el Lago Ness y otro par de pequeños lagos que están unidos por el Canal de Caledonia, de manera que el mar queda enlazado desde el norte hasta el sur. Con la utilización de esta nueva tecnología, solo conseguiremos saber mucho más sobre lo que hay en las profundidades de las turbias aguas del lago Ness.

Organiza Tu Viaje

La distorsión o el alargamiento de un reflejo era habitual, llegando a transformar un pájaro acuático de un metro de largo en uno que parecía tres o cuatro veces su tamaño real. Más tarde se descubriría que el sonar tenía inconvenientes similares cuando tenía que ver con cambios de temperatura. Asimismo hubo un bulo perpetrado por un capitán de crucero demasiado entusiasta en 2013, y otro que surgió de las profundidades hace solamente tres años. “Ahora entendemos que el monstruo del lago Ness no es un plesiosaurio”, afirma Shine. “El ADN ambiental es una exclusiva y poderosa herramienta para entender nuestro mundo”, enseña a Habitual Mechanics Neil Gemmell, genetista de la Facultad de Otago y líder del equipo del proyecto Loch Ness Hunters.

No solo pues la historia sea suficientemente atrayente para hacerlo, sino porque irremisiblemente, allí donde hay una historia atractiva asimismo hay un negocio. Cada día los turistas visitan el lago con la idea de que, quizá, sean los primeros en poder ver al monstruo. Lo que sí podemos poner énfasis aparte de su escasa biodiversidad es que las aguas de este lago no son para nada transparentes y transparentes. Todo lo contrario, tiene una visibilidad bajísima debido a que en su suelo tiene un contenido elevado en turba y todos y cada uno de los alrededores. Esta turba tiene contenido elevado en carbono y es lo que la multitud dice que esconde al gran monstruo del lago Ness. En estos cruceros te ofrecen como atractivo el poder “conocer” objetos extraños (¿quizás elmonstruo del Lago Ness?) en las profundidades del lago por medio de un sónar.

Su forma es alargada (apenas tiene un kilómetro y medio de ancho) y sus aguas turbias tienen una profundidad considerable, ya que alcanzan los 200 metros en algunos puntos. Nuevamente, la lógica hace bien difícil creer que un animal del que nunca han aparecido los huesos y que no tiene aptitud para alimentarse en una zona tan pequeña logre verdaderamente subsistir durante tantos años. Seguramente alguna vez hayáis oído charlar de la historia de historia legendaria del monstruo del lago Ness. Este lado fué objetivo de varias leyendas de vida de monstruos que hizo que Escocia sea visitada de forma exclusiva para verificar la presencia de dicho monstruo. Se trata de un cuerpo de agua dulce situado en las tierras altas de Escocia.

Castillos

Dicho castillo tiene una fecha que data desde los siglos 13 a 16 y que proporciona recorrido guiados a sus visitantes. Se habla delCentro de Exposiciones del Lago Ness, el cual está en el pequeño pueblo de Drumnadrochit, donde puedes ver una exhibe temática sobre la historia del lago y la historia de historia legendaria del Monstruo. Para hacer el crucero deberás embarcar al norte del lago, en el embarcadero Clansman Harbour, a nueve millas al sur de Inverness.

En otras palabras, no se parecen en nada a la emblemática “Fotografía del Cirujano”, de alrededor de 1934. “Nunca decimos que se trate del monstruo del lago Ness, sino se trata de algo inexplicable en el lago Ness”, afirma Campbell. Más de 2 décadas después, el registro de Campbell cuenta con 1.136 avistamientos en su base de datos. Ciertos de ellos son cuentos históricos -como el de San Columba- que se hallaron al seguir textos centenarios. Otros son avistamientos modernos extraídos de reportes directos, productos de prensa y otras fuentes.

La primera cita escrita procede de una biografía del siglo VII del misionero San Columba, el santo responsable de la conversión de Escocia al cristianismo a mediados del siglo VI. En este texto, San Columba se encuentra con un grupo de lugareños que entierran a un compañero fallecido por una bestia acuática. Ahora, el beato ordenó a uno de sus acólitos que cruzase a nado el lago para recobrar una barca para los hombres.