Nessie El Monstruo Del Lago Ness Real

No obstante, resultó ser un modelo de nueve metros del Monstruo hecho para la película «La vida privada de Sherlock Holmes» en 1969. Aparentemente se hundió en el loch durante el rodaje tras insistir Billy Wilder, el director, en que le quitaran ámbas jorobas, a pesar de que los técnicos informaron de que eso afectaría a su flotabilidad. La cosa tuvo tanta influencia y se le dio tanto crédito que, en 1975 el naturalista Sir Peter Scott dio al Monstruo del Lago Ness nombre científico y lo agregó al registro británico de fauna protegida. “Por el momento no busco a Nessie. Eso acabó hace 20 años y es bastante viejo”, afirma Shine.

nessie el monstruo del lago ness real

“La mayor evolución de la tecnología en la búsqueda del lago Ness que se ha producido es la relativa al sonar”, afirma Shine. “Los sonares multihaz acoplados a vehículos submarinos autónomos que tienen la posibilidad de acercarse a metros de un fin… nos dan una resolución espléndida. Y eso sólo ha ocurrido en los últimos cinco años”. El ADN se descompone en el agua en aproximadamente una semana, con lo que el estudio sólo proporcionaba una ventana de siete días de cada muestra. Campbell asegura que la mayor parte de los avistamientos notificados son cosas fácilmente identificables, como las estelas de los barcos o las aves que bucean en el agua. Tras una investigación inicial, solo una tercer parte de los avistamientos llegan a registrarse, e inclusive algunos de ellos no son siempre monstruosos.

El Monstruo Del Lago Ness, Bajo El Microscopio

En concreto, hay comentarios desde hace mucho más de 1.600 años de un presunto monstruo en el lago que se encuentran en las Highlands de Escocia. El lago Ness tiene una manera muy peculiar y alargada que se extiende por una falla que cruza esta región en las Tierras Altas desde Inverness hasta Fort Williams , y ese sería el sitio escogido por el longevo animal para vagar sin ser visto. Pero los intentos por captar a la misteriosa criatura prosiguieron y en 1987 se realizó la operación Deepscan, donde se estudiaron los 227 metros de hondura y los 36 kilómetros de longitud del lago. Pero pese a ello, el lago Ness ha continuado siendo un popular enclave turístico que recibe cada año a cerca de un millón de personas. Bauer también dió su opinión sobre otra de las teorías mucho más recientes.

nessie el monstruo del lago ness real

Cuando la manía del monstruo del lago Ness reventó a mediados de la década de 1930, varios biólogos se dedicaron a inspeccionar el lago con la esperanza de hallar una explicación más plausible. Por aquel entonces, no se creía que las focas grises vivieran verdaderamente en el lago debido al agua dulce y a las temperaturas extremadamente frías del agua, pero varios científicos atribuyeron los avistamientos de monstruos a estos mamíferos seguidores del salmón. En el final, en 1985, se probó que tenían razón en la suposición de que las focas podían hallarse en el lago Ness en los meses de verano gracias a la persecución de sus presas.

La Prueba Más Visible De Que El Monstruo Del Lago Ness Existe Y Está Vivo

En todo el año siguiente, sometieron las muestras a la última tecnología de secuenciación de genes y tuvieron a seis equipos diferentes de todo el planeta trabajando de forma independiente para cotejar el ADN. “Pudimos detectar la vida en el lago con determinado nivel de seguridad”, afirma Gemmell. En abril de 2017, se percató de que utilizar su experiencia científica para resolver el misterio del monstruo del lago Ness podría ser el perfecto ejemplo de utilizar una historia de historia legendaria popular para hacer un punto científico. “Me preocupaba un poco de qué manera podría influir esto en mi carrera”, afirma Gemmell, “pero era una oportunidad para hablar a la gente sobre la ciencia de una manera diferente”. El proyecto no encontró pruebas de que el mar entrara en el lago al final de la Edad de Hielo (y ningún monstruo semejante a un dinosaurio llegó con él). Shine afirma que éste fue el principio del fin de su creencia en que un plesiosaurio vivía en el lago Ness.

MacDonald ha dicho haber visto un cocodrilo rarísimo en las oscuras aguas del loch. Lo que asimismo se dieron cuenta que había en el lago era una abundancia de anguilas, en tanto que su ADN aparecía en prácticamente todas las muestras de agua recogidas por el equipo. Gemmell dice que es plausible, si bien no posible, que logre haber anguilas de tamaño inusualmente grande en el lago Ness.

El Día Que Se Fotografió Al Monstruo Del Lago Ness Por Vez Primera

A lo largo de mucho tiempo, si bien no se podía garantizar qué clase de criatura salía en la imagen, se tomó la fotografía en sí misma por real. Lo cierto es que en 1868 un periódico local, el Inverness Courier, charla en un producto del avistamiento de un extraño pez de importante tamaño y confusa morfología en las aguas de Loch Ness. A partir de los años 30 han comenzado los avistamientos usuales y, como es natural, las fotografías que probarían la existencia del solitario Nessie. Con el uso de esta novedosa tecnología, sólo lograremos entender mucho más sobre lo que hay en las profundidades de las turbias aguas del lago Ness.

En 1972, una foto tomada durante una expedición conjunta de la Academia de Ciencias Aplicadas y la Oficina de Investigación del lago Ness exhibe en teoría un “objeto parecido a una aleta”. Publicada en varias revistas de enorme credibilidad, reforzó la idea de que había algún género de criatura de importante tamaño en el lago Ness. Sin embargo, las pruebas asimismo apuntan a que hablamos de una manipulación. “En el final, esa foto resultó estar retocada y puesta del revés”, dice Shine.

Lo que también descubrieron que había en el lago era una abundancia de anguilas, en tanto que su ADN aparecía en casi todas las muestras de agua agarradas por el equipo. Gemmell afirma que es encomiable, si bien no posible, que consigua haber anguilas de tamaño inusualmente grande en el lago Ness. “Una pequeña joroba negra salió del agua a unos 400 metros de distancia”, asegura Campbell. Al deducir presentar un informe, descubrió que no existía ninguna lista o registro real designado a los avistamientos del monstruo del lago Ness.

Los más escépticos no se creen esta historia pues afirman que se trata de una versión de otra anécdota del santo, que habría matado a un salvaje con el poder de su voz. Aún de esta manera, la historia de historia legendaria sigue viva y no son solo los turistas con ganas de emociones intensas los que se aproximan a procurarlo. Aparentemente hasta el mismísimo gobierno de Margaret Thatcher financió una búsqueda con la ayuda de los EE.UU, la BBC logró lo propio en 2003 e incluso hubo una tentativa “seria” más reciente, en el año 2009, donde se usó Google+ Earth para procurar fotografiar al monstruo. En el mes de junio de 2018, reunió a un equipo conocido como los Cazadores del lago Ness que incluía especialistas en biología marina, evolución, arqueología, ecología molecular y especies acuáticas… A lo largo de dos semanas, navegaron por el lago recogiendo 250 muestras de agua. También hubo un bulo perpetrado por un capitán de crucero demasiado entusiasta en 2013, y otro que brotó de las profundidades hace solamente tres años.

La más llamativa fue la de una norteamericana, que aseveró que pudo ver a la criatura a lo largo de diez minutos mediante una cámara web. Su afición le transporta a pasar horas enfrente del ordenador, conectada a una webcam instalada en la Bahía de Urquhart. Esta era la segunda vez que Wangle podía ver a la bestia y la que más duró. Al principio apareció como un punto negro en la área, pero pronto comenzó a moverse hacia la izquierda a través de la bahía y sumergiéndose en las frías aguas del lago. De este modo, este científico desecha las teorías que aseguran que tras esta enigmática criatura se oculta un dinosaurio.